La planta de Fermacell en Orejo (Marina de Cudeyo) aspira a producir hasta 12 millones de metros cuadrados anuales de paneles de fibroyeso, lo que supone un incremento del 25% de la capacitad total de producción de este segmento de productos. Además, la factoría, que cuenta con 37 empleados, prevé aumentar la plantilla hasta alcanzar los 60 a partir del próximo mes de octubre, cuando se implantará un segundo turno de trabajo.

Así lo han anunciado este miércoles Daniel Milá, director gerente de la factoría en España, y Federico Saiz, jefe de la planta de Orejo, con motivo de la inauguración de las instalaciones, acto en el que también han participado el consejero delegado de Fermacell, Heinz-Jakob Holland, y el consejero delegado de Xella, el grupo en el que se integra la firma, Jan Buck-Emden, además del presidente de Cantabria, Ignacio Diego, que ha destacado la gestión de su Gobierno para hacer "renacer de las cenizas" la planta de fibroyeso, la antigua GFB, y propiciar el proyecto "sólido" de Fermacell.

Acompañados por los consejeros Industria y Medio Ambiente, Eduardo Arasti y Javier Fernández, así como por los alcaldes de Marina y Medio Cudeyo, Federico Aja y María Antonia Cortabitarte, respectivamente, han detallado que de los 37 trabajadores que hay en la actualidad —24 en producción, 7 en ventas y 6 en administración— el 85% son de Cantabria, muchos de ellos de municipios cercanos.

En sus discursos, las autoridades han explicado que la planta de tableros de fibra de yeso de Fermacell en Orejo, propiedad del consorcio alemán de materiales de construcción Xella, inició su actividad después de una inversión de 22,5 millones de euros, de los que 14,5 corresponden a la compra de la fábrica a la empresa GFB, que estaba en liquidación y que Xella adquirió en subasta pública en abril de 2012.

Además, para la reparación y el inicio de la producción se han invertido 8 millones de euros, una suma similar a la que está previsto destinar para la ampliación en los próximos años.

Así, la planta cántabra de Fermacell tiene previsto fabricar hasta 12 millones de metros cuadrados de paneles de fibra de yeso, que pueden ser utilizados tanto por el profesional como por el aficionado al bricolaje para su uso como paneles de construcción, de sala húmeda o cortafuegos, siendo aptos para el revestimiento de suelos, paredes y techos.

Las materias primas son el yeso y el papel, en proporciones del 80 y del 20 por ciento, respectivamente. El yeso, al no haber canteras en Cantabria, se trae de Burgos, mientras que para el aprovisionamiento de papel se firmará un convenio con Mare para derivar a Fermacell el material recogido en los ayuntamientos.

Dirigentes del Grupo Xella y de Fermacell han destacado su apuesta por Cantabria y su confianza en las posibilidades que la región ofrece al crecimiento del Grupo. Asimismo, han agradecido las facilidades dadas por las administraciones local y regional para poner en marcha el proyecto en poco más de un año.

Proyecto sólido

En este sentido, Diego ha destacado la gestión "discreta, eficaz y resolutiva" llevada a cabo por su Gobierno par hacer "renacer de las cenizas" la planta de fibroyeso de GFB en Orejo y propiciar el proyecto industrial "sólido" de la empresa Fermacell.

"Hoy no quiero hablar de un pasado difícil que no es para estar orgullosos de él. Hoy es tiempo para hablar de presente y futuro", ha dicho Diego en el acto inaugural de la fábrica.

En su intervención, el presidente cántabro ha expresado su satisfacción por ver cumplido, después de tantos años, el objetivo de poner en marcha la planta y generar en ella actividad y puestos de trabajo.

Además, ha señalado que su puesta en funcionamiento inducirá también economía y trabajo en otras actividades derivadas como el transporte y permitirá poner en relación al Puerto de Santander con uno de los puertos fluviales más importantes de Europa como es el de Duisburgo, en la región alemana de Renania del Norte-Westfalia, y a través de éste con otros puertos del norte de Europa.

Por otro lado, Ignacio Diego ha asegurado que la instalación de Fermacell en Orejo es "un paso más" en la fructífera relación empresarial entre Cantabria y Alemania. Así, ha puesto en valor la importante actividad que desarrollan empresas alemanas en la región, muchas de las cuales, gracias a la "capacidad y profesionalidad" de los trabajadores cántabros, a su "productividad" y a la "paz social" alcanzada, han designado a sus plantas en Cantabria como "plantas referencia".

Asimismo, ha incidido en la "vocación" del Gobierno regional de asumir el rol de "favorecedor e inductor" de actividad empresarial en la región, "no el de empresario", y de esta forma ser "útil a las empresas y a los ciudadanos".

Un cuadro y un roble

Finalmente, tras agradecer el trabajo de quienes han participado en este logro, se ha mostrado convencido del éxito de Fermacell en Cantabria y ha expresado su disposición de colaborar con ésta y con el resto de empresas de la región para "construir futuro juntos".

En el transcurso del acto, Ignacio Diego ha recibido como obsequio un cuadro de fibroyeso con la imagen de la planta y ha participado en la plantación en el exterior de la fábrica de un roble, que, según ha dicho, simboliza la "nobleza y fortaleza" del pueblo cántabro, y el largo porvenir de la empresa en Cantabria. Posteriormente, las autoridades han realizado una visita a las instalaciones.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.