Comedor escolar
Imagen de archivo de un comedor escolar. ARCHIVO

Organizaciones pertenecientes a la Plataforma Rural, a Justicia Alimentaria Global, al Observatorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) y a la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) han lanzado un llamamiento urgente a la ONU para que "tome medidas ante el alarmante incremento de la malnutrición infantil en el Estado Español".

Las asociaciones y plataformas denuncian que el Gobierno no ha tomado ni una medida para paliar esta realidad En un escrito enviado al relator especial de Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, Oliver de Schutter, estos colectivos denuncian una "realidad del hambre y la subnutrición" en España, especialmente grave en la población infantil. Pese a que los datos no son definitivos, constatan que "miles de niños acuden cada día a los diversos comedores sociales" distribuidos por el país.

Precisamente el cierre durante las vacaciones de verano de los comedores escolares es uno de los riesgos previstos por estos colectivos sociales, ya que esta medida no garantizará que los menores coman cada día, como sí ocurre el resto del año. "La realidad de malnutrición entre población infantil puede verse agravada en periodo vacacional, pues los escolares no contarán con los comedores en las escuelas, para algunos la única comida del día", señalan.

Con este comunicado, las asociaciones y plataformas firmantes denuncian que el Gobierno no ha puesto en marcha "ni una sola medida ni una política pública integral a favor del derecho a la alimentación", y reclaman a la ONU que tomen medidas, ya que la labor que hacen organizaciones como Cáritas u otras ONG no es suficiente.

Los niños, el colectivo más empobrecido

¿Hay niños que actualmente pasan hambre en España? El Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, ha reconocido que hay casos, pero que son "puntuales y se atienden adecuadamente" por parte de los servicios sociales. El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció hace semanas que el 0,7% del IRPF se destinará a paliar la pobreza infantil, que ya afecta al 26% de los menores, según datos de Unicef.

Las cifras distan de ser concluyentes, y por ello la Defensora del Pueblo, la pasada semana, ha comenzado a investigar de oficio los hábitos alimenticios de los infantes afectados por la crisis. También quiere conocer el coste y las previsiones temporales para la puesta en marcha de medidas destinadas a paliar estos problemas.

Aparte de la subnutrición (falta de una alimentación mínima), los expertos alertan de que la crisis genera un riesgo de malnutrición más general. A falta de recursos económicos para comprar los alimentos más adecuados, las familias optan por aquellos con una mayor carga calórica, y por consiguiente menos saludables a la larga. Así, no es de extrañar que el exceso de peso afecte a un 45% de los niños españoles.