'Upciclaje', larga vida a la basura

La artista mitad mexicana mitad brasileña Carolina Fontoura posa junto a cadenas de bicis, con las que realiza lámparas.
La artista mitad mexicana mitad brasileña Carolina Fontoura posa junto a cadenas de bicis, con las que realiza lámparas.
ARCHIVO

¿Cansado de ver la misma ropa en el armario? ¿Quieres estrenar complementos todas las semanas? ¿Te gusta la decoración pero no puedes costearte un objeto de arte único y original? ¿Muchos cumpleaños y poco dinero? ¿Un montón de tiempo libre y poco que hacer? ¿Te importa el medio ambiente y no sabes cómo ayudar a mejorarlo? Demasiadas preguntas y solo una respuesta: reutilización.

Los términos para referirse a esta práctica son variados: sobreciclaje, suprarreciclaje, reciclaje artístico o creativo, upcycling o upciclaje. Pero la idea es la misma: crear objetos nuevos y atractivos a partir de otros de desecho. Esa camiseta de rayas que ya no te pones es un bolso en potencia; los tacones arrinconados al fondo del armario y el CD de tu ex se pueden convertir en los zapatos más llamativos de la fiesta; y la televisión vieja y barriguda de la abuela es una pecera a la última o incluso un minibar. Todo es posible con un poco de imaginación y unas nociones básicas. Si quieres, puedes.

Jerséis que se convierten en vivos calcetines, camisetas que mutan a bolsas de la compra, botellas de plástico que devienen en magníficas lámparas. ¿Magia? No, suprarreciclaje. Internet hierve con esta tendencia; cientos de blogs y de vídeos nos muestran detallados tutoriales sobre cómo convertir desechos en objetos plenamente nuevos y deslumbrantes sin necesidad de preocuparnos por el idioma, ya que son lo suficientemente gráficos como para poder seguirlos aunque no hables japonés. Todo es susceptible de suprarreciclarse y, por supuesto, existen diferentes niveles de dificultad.

¿Preparados para la reconversión? Si quieres ponerte a prueba, en la categoría de patoso te proponemos un primer ejercicio. Para ello solo necesitas una camiseta vieja, unas buenas tijeras, un poco de hilo, una aguja y un dedal. Si eres capaz de cortar las mangas y coser los bajos juntos (¡acuérdate de hacer esto último con la camiseta del revés!), además de tu primera medalla de upciclador tendrás una bolsa de la compra única y personal.

Pasada esta prueba de fuego, en la categoría para principiantes encontramos varios proyectos. El primero de la mano de Pepa Castillo, una enamorada de la reconversión y la decoración imaginativa, que escribe la bitácoradecorareciclaimagina.blogspot.com.es, en la que muestra ideas básicas para 'upciclar' que van desde pizarras hechas con bolsas negras de papel hasta unas bonitas flores realizadas a partir de culos de botellas de plástico pintadas al gusto del consumidor. Un punto de partida fácil y accesible para todos los públicos.

Aquellos que vayan enganchándose a este útil y ecológico pasatiempo y quieran ir más allá, pueden aprobar el examen para cinturón verde en el blog Con P de Papel, donde Beatriz nos explica a través de diversos tutoriales (con fotos paso a paso y textos, como en este ejemplo www.conpdepapel.es/blog/?p=563) cómo hacer un flamante panel decorativo para notas, o para ordenar los pendientes, con un poco de malla y un marco viejo. O con vídeos didácticos y con plantillas descargables, en www.conpdepapel.es/blog/taller-navidad-calendario/ aprenderemos a confeccionar nuestro propio calendario perpetuo con algo tan cotidiano como chapas de refrescos, pegamento, tijeras, papeles y varios imanes de propaganda. El reciclaje artístico no es solo una manera de pasar el tiempo, también es una forma de crear regalos a la carta que nos harán quedar bien por muy poco dinero (o incluso gratis).

El siguiente peldaño para quienes hayan venido para quedarse y decidan seguir creciendo es para cinturón negro. Las arquitectas griegas Anna Mitousi y Meni Kourmpeti, bajo el seudónimo Trashformers, en su ficha on line www.el-recetario.net/#category=-1&page=10&receta=153 nos dan las pautas para transformar una vieja ventana de madera, algunos corchos y un poco de pintura en un fantástico biombo absolutamente personalizado. Si te interesa saber más de sus proyectos, encontrarás información y muchas ideas en cargocollective.com/haritomeni/filter/ARCHITECTURE-%2526-DESIGN/Recycle-Design.

Esta iniciativa, que se está convirtiendo en una fiebre, ha llegado a contagiar incluso algunas revistas de moda: Seventeen no ha podido resistirse y se ha subido al carro del tuneo. En el enlace www.seventeen.com/fashion/blog/diy-prom-heels, por ejemplo, nos explica cómo convertir esos tacones que llevan años arrinconados en el armario en unos arrebatadores zapatos de fiesta. Pero puedes seguir buscando en su página y encontrar otras muchas ideas interesantes (y de paso mejorarás tu inglés).

La basura florece

Solo los países de la Unión Europea generan más de dos mil millones de toneladas de residuos. Sin duda esta es una cifra que produce escalofríos, pero ¿todo lo que tiramos ha agotado realmente todas sus vidas útiles? Fíjate en los objetos de la última imagen asociada a este artículo. Bonitos ¿verdad? Pues todos están en su segunda vida. Como ya enunciara Antoine Lavoisier allá por el siglo XIX, "la materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma". ¡Y cómo! La basura florece, renace, se le concede una segunda oportunidad y en ocasiones se eleva incluso a la categoría de arte.

Sí, sí, como lo oyes. Si no lo crees, echa un ojo a este artículo www.mamawax.com/article-les-etageres-en-bidon-85122502.html de la diseñadora Amandine Ceccaldi, donde se nos muestra una curiosa y originalísima manera de reutilizar bidones de plástico como estanterías con un aire muy moderno.

En una época como la actual, donde una brutal crisis financiera afecta a la mayoría de los hogares, el sobreciclaje no se presenta única y exclusivamente como una forma de ahorro en la economía familiar, sino que para muchos artistas, creadores y profesionales ha llegado a convertirse en una forma de vida, transformándolos en auténticos artesanos de la basura.

Échale un ojo ahora a las carteras y al cinturón de Katcha Bilek (la cuarta foto). No solo son complementos totalmente a la última con un diseño innovador, urbano y súper ponible, sino que además son todos productos realizados de manera sostenible y en consonancia con el medio ambiente. Pero ¿sabrías decir de qué están hechos? Pues de algo tan elemental y tan común como neumáticos de coche o bicicleta y cadenas de estas últimas, por lo que la larga duración y la resistencia del producto quedan aseguradas. Además de esto, en su página http://katchabilek.com/ podemos encontrar monederos, bolsos o fundas para ordenador, entre otras cosas. No me digas que no los comprarías todos...

Cada día más creadores van cobrando conciencia de la importancia de la reutilización de los objetos, por eso poco a poco le van concediendo cada vez más categoría a los desechos que generamos, a los que se les empieza a otorgar una dimensión artística que va más allá del reciclaje tal y como lo conocíamos hasta ahora. Algunos artistas y artesanos ya se ganan las lentejas prolongando la vida de los objetos, incluso dotándolos de otra completamente nueva para la que no habían sido pensados en el momento de su concepción.

El sobreciclaje da mucho juego en decoración. Así, vemos cómo con distintos materiales podemos crear productos únicos de verdadero diseño, íntegramente adaptables a cualquier tipo de habitación, desde alegres dormitorios infantiles a bucólicas cocinas típicas de grandes casas de campo. Es el caso de las lámparas de la marca Pani Jurek (la quinta imagen), hechas con una sencilla estructura que sostiene tubos de ensayo; se pueden rellenar con líquidos de los mismos colores de la habitación o, si queremos darle un aire más campestre a la estancia, con flores o hierbas. Encontrarás mucha más información sobre ella en www.panijurek.pl/pl/maria-sc.html.

También en el ámbito de los ornamentos, otro maestro en esto de la iluminación es Stuart Haygarth, un absoluto virtuoso del upciclaje. Donde los demás vemos cosas inútiles u objetos rotos e inservibles tales como lentes o patillas de gafas, botellas de plástico (de color o transparentes) y demás desperdicios, él ve una fastuosa e insólita lámpara de enormes proporciones y diseño único que captará toda la atención de quienes entren en la sala donde se halle colgada, dejando sin aliento a más de uno. Si quieres conocer otros productos de este genio del upcycling, no dudes en darte una vuelta por su web: www.stuarthaygarth.com.

Otra gran resucitadora de objetos y experta en otorgarles una segunda y rutilante alma es Carolina Fontoura (la foto que ilustra el artículo). Esta artesana cuenta con un taller propio donde es capaz de crear, a partir de algo tan mundanal y tosco como una cadena de bici y la llanta de una rueda, lámparas que son indiscutibles obras maestras. Sus modelos se adecuan tanto a los salones más opulentos como a una entrada minimalista.

Reutilizar es ahorrar. 'Upciclar', una cultura. Suprarreciclar, vida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento