Silvio Berlusconi
El exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi se ajusta la corbata, en una imagen de archivo. GTRES

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi ha sido condenado a siete años de prisión en el marco del conocido como 'caso Ruby', en el que estaba siendo juzgado por abuso de poder y prostitución de menores.

Las juezas del tribunal ordenaron además la confiscación de los bienes incautados a Ruby, destinados a cometer el delito Las tres juezas del tribunal que ha juzgado en primera instancia a Berlusconi desde abril de 2011 dictaron una condena para el ex primer ministro italiano superior a los 6 años de prisión que había solicitado la fiscal, Ilda Boccassini, y ordenaron además la confiscación definitiva de los bienes incautados a Ruby destinados a cometer el delito.

El hecho de que la condena sea superior a la petición hecha por la Fiscalía deriva de que las juezas cambiaron en parte la formulación de uno de los delitos, pues Berlusconi fue condenado por abuso de poder por "constricción" y no por "inducción" como figuraba en la acusación de la fiscal.

Además, el tribunal ha ordenado la inhabilitación vitalicia de Berlusconi para ejercer cargos públicos, según los medios italianos.

El caso juzgaba la supuesta incitación a la prostitución de menores que pudo cometer Berlusconi al mantener relaciones sexuales de pago con la joven marroquí Karima El Marough, alias Ruby, cuando ésta no había cumplido aún 18 años, mientras que la acusación de abuso de poder llega por la llamada que realizó a una comisaría de Milán para exigir que liberaran a la chica tras cometer un robo.

Niccolò Ghedini, abogado de Berlusconi, dijo tras conocerse esta decisión que apelarán la sentencia a través de un recurso de casación: "El fallo no me sorprende en absoluto", aseguró. "Es una condena que queda fuera de la realidad y de las actas procesales. El tribunal no ha tenido en cuenta la realidad", añadió Ghedini ante los periodistas a la salida del Palacio de Justicia de Milán.

Condena superior a lo que pedía el fiscal

El pasado 13 de mayo, en una muy dura comparecencia, Boccassini había solicitado seis años de prisión e inhabilitación de por vida para cargo público para el ex primer ministro al asegurar que "no existe duda" de que Ruby "había mantenido sexo con Berlusconi y había obtenido beneficios a cambio" cuando aún no tenía 18 años.

Para la fiscal, el supuesto parentesco entre la joven Ruby y Mubarak era "un embuste colosal" Boccassini dijo que a las fiestas de la mansión de Berlusconi en Arcore, próxima a Milán, se invitó a chicas "que formaban parte de un sistema de prostitución organizado para la satisfacción del placer sexual" del político y que Ruby obtenía del ex primer ministro "directamente lo que necesitaba para vivir" a cambio de ello.

Para la Fiscalía, no existen dudas de que Berlusconi estaba al tanto de que Ruby era menor de edad cuando participó en sus fiestas y supuestamente mantuvo relaciones sexuales pagadas entre febrero y mayo de 2010, meses antes de que la joven, en noviembre de ese año, cumpliera los 18 años.

Boccassini también fue dura en cuanto a la acusación de abuso de poder, por la llamada que realizó el entonces primer ministro en mayo de 2010 a una comisaría de Milán en la que estaba detenida Ruby por un pequeño robo para exigir su liberación, asegurando que la chica era sobrina del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Para la fiscal, el supuesto parentesco entre la joven y Mubarak era "un embuste colosal" y esto lo sabían también los agentes de la comisaría, pues ya entonces se hablaba de la relación con otra joven, Noemí Letizia.

El pasado día 3, los abogados de Berlusconi habían pedido la absolución de su cliente, acusando a las juezas de estar predispuestas contra la defensa y que a Boccasini le une una "cercanía cultural" con las magistradas y actúa en base a prejuicios.

Condenas recientes y otras pendientes

Esta condena se suma a otras tantas que ha recibido Berlusconi en los últimos meses. El pasado mayo, el Tribunal de Apelación de Milán confirmaba una sentencia a 'Il Cavaliere' del pasado 26 de octubre de 2012, cuando fue condenado a 4 años de cárcel por un delito de fraude fiscal en la compraventa de derechos de películas en el llamado 'caso Mediaset'. Está pendiente la resolución (previsiblemente en octubre), del Tribunal Supremo sobre esta condena.

También este año, en marzo, Berlusconi era condenado a un año de cárcel en el marco del 'caso Unipol', en el que estaba imputado en relación con la publicación de una conversación telefónica interceptada que era secreto de sumario en el diario Il Giornale, propiedad de su hermano Paolo. En este caso también está pendiente la apelación de esta condena.

Asimismo, a finales de este mes comenzará la audiencia preliminar del juicio por la supuesta compra en 2007 del senador Sergio de Gregorio para hacer caer al Gobierno de Romano Prodi.

Ya por lo civil, 'Il Cavaliere' tiene pendiente la decisión del Supremo (que empieza a estudiar el asunto a final de mes) sobre la sanción de 560 millones de euros a su grupo empresarial Fininvest por los daños patrimoniales causados al conglomerado CIR en la pugna por la editorial Mondadori, así como la apelación por la sentencia de divorcio de su segunda esposa, Verónica Lario.