En Murcia también hemos tenido suerte. Dos funcionarios, de la cuarta planta de la Consejería de Obras Públicas han vivido uno de sus días más felices en el trabajo. Al entrar a sus despachos se enteraron de que habían ganado el gordo de la lotería de navidad.

No vemos el momento de llegar a casa para compartir estos momentos con la familia

Ambos tenían un boleto del gordo que Jesús, uno de los agraciados había comprado en Soria, cuando disfrutaba de sus vacaciones de verano. Bastante nerviosos y entre gritos de alegría de sus compañeros, Jesús y Eduardo nos confesaban temblando de la emoción, que era una de las experiencias más emocionantes de su vida, "no vemos el momento de llegar a casa para compartir estos momentos con la familia".

Lo primero que han hecho después de gritar y saltar ha sido depositar sus boletos, 50 millones de las antiguas pesetas en el banco. Ahora buscan en sus bolsillos la calderilla para comprar un paquete de tabaco y relajar los nervios.