Santiponce se lleva el Gordo
Santiponce, pueblo sevillano donde ha caído el Gordo, es una fiesta donde no se paran de descorchar botellas. Anibal González

Santiponce, pueblo sevillano donde ha caido el Gordo, es una fiesta.

En la localidad repican las campanas porque se han vendido 300 décimos y el premio ha estado muy repartido.

Andrés Castillo es el lotero que ha repartido esta lluvia de millones y es la primera vez que reparte un premio.

La familia del lotero no llevaba décimos pese a que anoche devolvieron uno de los numeros, pero no se lo quedaron.

También le ha tocado a la concejal de Festejos, deporte y mujer, del pueblo, Ana Girón, que llevaba un décimo que le iba a servir para quitarse muchos "agujeritos".

Lo que se siente no se puede contar, es la alegría más grande del mundo

Otro de los agraciados, Pedro, se ha puesto a llorar de alegría y cuenta a 20minutos.es que va a inventirlo en la boda con su novia, en pagar la hipoteca y en un viaje a unas islas paradisiacas. "Lo que se siente no se puede contar, es la alegría más grande del mundo, me hacía muchísima falta".

El párroco del pueblo ha contado a 20minutos.es que aunque a él no le ha tocado está contento porque el premio le ha tocado a gente humilde y trabajadora.

Un ejemplo son María Jesús y Rocío, de 20 años y camareras de un restaurante que se ha llevado un buen pellizco: El Ventorrillo Canario.

Las jóvenes declaraban que tienen pensado invertir los millones en un piso y un coche.

También ha tenido suerte Jose, un albañil de 40 años que se encontraba de baja y que con el premio pagará "algunas trampillas".

Las fuerzas de seguridad del pueblo también han tenido suerte, porque les ha tocado a varios policías locales y a gran parte del cuartel de la Guardia Civil.

Santiponce en estos momentos es una locura, una fiesta desbordada donde no se paran de descorchar botellas.