Políticos chilenos repudiaron el jueves el despido del nieto del asesinado general Carlos Prats, desde el municipio de Las Condes en Santiago, por haber escupido sobre el féretro del ex dictador Augusto Pinochet cuando era velado en dependencias de la Escuela Militar.

El nieto del general Prats, Francisco Cuadrado Prats, que trabajaba como asesor cultural, fue despedido ayer por el alcalde derechista de Las Condes, Francisco de la Maza.

En declaraciones al Canal 13 de la televisión local, De la Maza dijo que la decisión de marginar a Cuadrado "no tiene motivación política".

"Tomé una decisión respecto de una actitud que no me pareció posible que tuviera un funcionario de este municipio, cualquiera haya sido su pensamiento ideológico y cualquiera haya sido la persona afectada", agregó De la Maza.

El nieto del general Prats justificó su acción como un desprecio a Pinochet, a quien considera el asesino de su abuelo, que murió junto a su esposa, Sofía Cuthbert, cuando una bomba estalló bajo su automóvil en Buenos Aires el 30 de septiembre de 1974.

La diputada Isabel Allende, hija del presidente socialista Salvador Allende (1970-1973), expresó su rechazo a la "vendetta política" del alcalde, calificándolo de "poca monta, sin tener la altura, la capacidad de entender realmente el verdadero y profundo dolor".