La comisión parlamentaria que investiga la matanza en la escuela de Beslán, en la que murieron 330 personas, la mitad de ellos niños, exculpó hoy de toda responsabilidad en lo ocurrido a las fuerzas de seguridad rusas.

"La comisión, tras consultar a multitud de expertos y testigos, concluyó oficialmente: la causa de las explosiones es obra de los terroristas" que secuestraron la escuela en septiembre de 2004, aseguró Alexandr Torshin, vicepresidente del Consejo de la Federación Rusa (Senado) y jefe de la comisión.