Las compras de última hora son siempre mucho más caras y aún así los mercados estaban ayer llenos hasta la bandera para terminar de llenar la cesta con la que preparar la cena de Nochebuena y la comida de Navidad.

En sólo tres días los precios de los productos típicos han subido como la espuma, y seguirán haciéndolo hoy y mañana, según los vendedores de los mercados municipales.
Una cesta cargada con los 15 alimentos más demandados en las mesas vallisoletanas era ayer un 16,7% más cara que el martes. Y sin tener en cuenta las variaciones de besugos y lubinas, que no se encontraban en los expositores.

Lo que más ha subido han sido los pescados (rape y dorada), los mariscos (percebes, almejas, nécoras) y el tostón. En cambio, ayer estaba más barato el lechazo y el pulpo.
Las familias previsoras que hayan llenado sus cestas hace un mes, se han podido ahorrar de media un 22%. Esto es, que si se gastaron 300 euros en toda la compra, ahora lo mismo le habría costado 66 euros más.

El besugo ha sido lo que más ha subido. En noviembre valía 25,2 euros y ayer ya rondaba los 58 1. Los mariscos también han disparado (ver tabla).