El mayor, que es presidente de esta residencia diurna, mantuvo una pelea hace unos meses con otro miembro del centro y tras los partes de lesiones, relata el responsable del PA en la localidad, «la delegada de Bienestar Social le comunicó que había cometido una falta grave y que no podía acceder al recinto». El anciano recurrió la sanción «hace tres meses porque su contrincante no ha sido sancionado, pero como no le han contestado ha decidido instalarse en el Consistorio para protestar».