Si quiere quitarse de fumar o hacerse unos retoques estéticos ya puede exigirle un diploma al facultativo en quien confíe. Se trata de una iniciativa del Colegio de Médicos que acaba de entregar 32 diplomas para acreditar la formación y el trabajo de médicos dedicados a la práctica de la medicina estética y al tratamiento de adicciones.

El presidente del Colegio de Médicos, Fernando León García, señaló que el objetivo es «velar por el ejercicio de la profesión y evitar el intrusismo profesional». Explicó que, aunque el Colegio no tiene potestad para emitir títulos, quiere acreditar el trabajo de estos médicos.

Informó de que se han detectado situaciones graves en determinados centros de belleza en los que se utilizan colágeno u otros productos. Además se ha creado un registro público que puede ser consultado por los ciudadanos.