En concreto, se necesitarán 15 meses más de los previstos, de modo que el final de los trabajos no se producirá antes de 2008.

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, explicó ayer que la empresa que realiza la estación de tren de Miribilla no trabajará durante las 24 horas del día para evitar molestar a los vecinos.

Hasta ahora, se han llevado a cabo varios métodos de perforación de la roca, de gran resistencia, lo que ha provocado molestias entre los vecinos.

La estación de Miribilla estará situada bajo tierra, a unos 40 metros por debajo del nivel del suelo, y permitirá que los miles de residentes de este barrio puedan tomar el tren tras descender mediante un ascensor.