Aquellos zaragozanos que hayan adelantado su compra para la cena de Nochebuena pueden encontrarse con más de una sorpresa. Este año suben más las carnes como el cordero y el cochinillo, que se han disparado un 22 y un 25%, respectivamente, en los últimos días. En cambio, bajan mariscos como el langostino, que cuesta 2,10 € menos (21,90 €/kg), y el besugo, que ayer costaba un 24% menos que hace diez días (a 24 €/kg).

Las diferencias en los productos son muy acusadas y el gasto de cada familia dependerá mucho de la elección de la materia prima. De todos modos, el aspecto del Mercado Central demostraba ayer que los precavidos han sido los menos. Algunos de ellos se encontraron con una sorpresa agradable y, para variar, vieron que habían bajado algunos precios.

El caso más llamativo es el del besugo, que en estas fechas suele estar imposible, y que marcaba sólo 24 euros el kilo. Pero también se ha reducido el coste del kilo de cabrito que, quizá por falta de demanda, se ha visto recortado hasta un 26% y costaba 10,99 euros el kilo.

Entre el pescado, la lubina (de piscifactoría) es la que más ha acusado la típica subida de última hora, y ha pasado en diez días de 14,10 euros el kilo a 25 euros. Con otras opciones, como el rape, ahorraremos bastante más. Vale 18 euros el kilo.

En los mostradores de los puestos se empezaban a ver también productos que hasta hace poco no podían comprarse. Especialmente, se trata de aves como el pavo (a 3,95 €/kg) y el capón (a 9,90 €/kg).

Precios más bajos que en 2005

Hace un año, el langostino fresco andaba por las nubes y costaba casi diez euros más que ahora (a 30 €/kg). También el ternasco costaba más, casi tres euros por encima de los 11,9 que marcaba ayer en los mostradores del Mercado Central. El caso más espectacular, sin embargo, es el de la merluza, que valía 19,80 en 2005 y que ahora se puede conseguir por 12,99. Por el contrario, un kilo de cardo se compraba por sólo 70 céntimos (0,85 hoy) y las botellas de cava catalán sufrían los efectos del debate sobre el Estatuto y perdían un 8,5% de valor.

Tres cenas muy particulares

Coral Galindo Veterinaria (27 años).

La familia de esta joven zaragozana ha preparado ya la noche del domingo con la compra de mariscos frescos y ternasco, aunando en el menú carnes y pescados. Además, antes de sentarse a la mesa, suelen empezar con algo de picoteo para hacer boca, mientras los programas de televisión reeditan los consabidos especiales otro año más.

Luis Areñas Fotógrafo (39 años).

Con marcado acento francés, Luis explica cómo pasará la Nochebuena en Zaragoza. El menú girará en torno al marisco y el champagne, para hacer honor a su lugar de residencia. No obstante, su madre apunta que no faltará en la mesa el punto de tradición local con algún dulce típico como la tronca de Navidad.

Pilar Fraile Ama de casa (52 años).

Pilar sale del supermercado con pocas bolsas: signo inequívoco del que tiene los deberes hechos. Hace ya más de una semana que compró el pescado que servirá pasado mañana y tan sólo le quedan los detalles de última hora. Por ejemplo, decidir qué irá en los entremeses para sorprender a los de casa con algo diferente que guste a todos.

Menús cuando falta la familia

Tradición y compañía albergue municipal

El albergue municipal acoge en Nochebuena a unas 85 personas que comerán este año migas a la pastora, cardo con bechamel, muslo de pavo y dulces. De forma excepcional, se sirve una copa de sidra.

Un menú poco común cárcel de zuera

Los reclusos de Zuera tendrán el domingo una cena en toda regla a base de salmón y entrecot, que pondrá la guinda a toda una semana de actividades en las que no han faltado el teatro, la música y la tradición.

Menú para pacientes hospital clínico

Los pacientes del hospital Clínico tomarán en la cena de Nochebuena tapitas de caviar y salmón de entrante, crema de langosta, rape con brocheta de langostinos y de postre, mandarinas y turrones.