iran nuclear
Planta de tratamiento de uranio en Irán Efe
Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Francia, Reino Unido, Rusia y China) acordaron una resolución, que será votada en el pleno del Consejo durante el día de hoy, en la que se insta a Irán a suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio y sus proyectos para la construcción de un reactor de agua pesada.

Si no lo hace, el documento establece la imposición de sanciones, entre ellas prohibir a los Estados miembros de la ONU que suministren material y tecnología que Teherán pueda utilizar para sus programas nucleares y de misiles balísticos.

También, establece la congelación de los activos financieros a compañías e individuos claves involucrados en estos programas, que forman parte de una lista adjunta al texto de la resolución.

Sin embargo, el documento no incluye otras sanciones, como la prohibición de viajar a estos individuos y representantes de estas compañías, apartado que fue eliminado por las presiones de Rusia.

Moscú, junto con Pekín, tiene vínculos comerciales con Irán y está ayudando a construir una planta nuclear en Bushehr, a orillas del golfo Pérsico.

Respuesta iraní

Desde Teherán, el negociador iraní en la crisis nuclear, Ali Larijani, ya ha dicho que, debido a "la naturaleza de esta resolución, no logrará presionar a Irán y daremos la respuesta apropiada si se aprueba; este comportamiento sólo creará más problemas". "Irán revisará su cooperación con el OIEA y revisará otros ámbitos políticos, económicos y culturales", agregó.

Irán ha enviado una carta al Consejo de Seguridad en la que pidió que se estudie también la imposición de sanciones contra Israel, por "poseer armas nucleares clandestinas".

El embajador iraní, Javad Zarad, citó en la carta al primer ministro israelí, Ehud Olmert, quien admitió la semana pasada que Israel está en posesión de la bomba atómica.

Posición estadounidense

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleeza Rice, afirmó que su país apoya la resolución, pese a que se ha omitido la prohibición de viajar, uno de los puntos que Washington ha presionado más para mantener.

Irán considera que tiene el derecho a desarrollar estos programas nucleares con fines pacíficos y que el propósito de sus actividades es la producción de energía eléctrica.

Sin embargo, la comunidad internacional, que ofreció a Teherán un conjunto de incentivos económicos y políticos como contrapartida a la aplicación de una moratoria de sus programas nucleares, cree que lo que busca el régimen iraní es fabricar la bomba atómica.