Los hombres son mayoría aplastante en la larga lista de víctimas mortales que cada año arroja la siniestralidad laboral en la región.

Este dato, que se refleja en las estadísticas, se explica, según UGT, por el peso que presenta la población ocupada masculina en actividades con elevada incidencia de accidentalidad, como por ejemplo la construcción, donde la presencia femenina es escasa.

Cuatro murieron en accidente de tráfico, una en el camino y otra por una "patología no traumática"
En lo que va de año, y en cifras absolutas, de los 156 muertos en accidente de trabajo sólo seis eran mujeres.

Según la Consejería de Empleo , cuatro de ellas fallecieron en accidente de tráfico, una in itínere (en el trayecto de la casa al trabajo o viceversa) y otra por una "patología no traumática".

En 2002, de las 122 personas que fallecieron mientras trabajaban, también seis eran mujeres.

Pese a que los hombres son las principales víctimas de la siniestralidad laboral, un estudio de UGT refleja que entre las mujeres la accidentalidad también crece.

En 1995 se accidentaron 11.668 trabajadoras, y en 2004 la cifra ascendió a 18.191, un 155% más.

En ese mismo periodo, la población femenina ocupada creció en menor proporción, un 90,7%.

El 87% de los siniestros ocurrieron en el sector servicios. Las seis mujeres muertas en 2002 pertenecían a esta área.

Patologías por el tajo

Donde las mujeres se llevan la peor parte es en las enfermedades derivadas del trabajo.

Las principales patologías femeninas son dolores de espalda y sordera
En 2005 se registraron 765 casos entre ellos frente a los 779 de ellas con una incidencia del 67,4% para las féminas y del 56,4% para los varones.

Las principales patologías femeninas son músculo esqueléticas (dolores de espalda) y la masculinas hipoacusia (sordera) .