Un médico ayuda a morir al ‘Sampedro’ italiano
Piergiorgio Welby el pasado 23 de septiembre. (Claudio Peri/Efe).
El italiano Piergiorgio Welby, que el 26 de diciembre habría cumplido 61 años de edad, murió ayer después de que un médico accediera a desconectarle del ventilador pulmonar que le mantenía ligado a la vida desde 1997. Welby, que padecía de distrofia muscular, reclamaba la eutanasia desde hace meses. Sin embargo no consiguió que los tribunales le reconociesen lo que consideraba un «derecho personal».

Este caso ha suscitado en Italia un fuerte debate sobre la eutanasia, que divide a las fuerzas políticas, mientras el mundo católico se opone. Welby encabezaba la Sociedad para la Libertad de la Investigación Científica junto a Luca Coscioni, que murió en febrero a los 38 años por una esclerosis amiotrófica que padeció durante una década.