Una frontera que sirve de laboratorio militar para la seguridad en EE UU

  • La frontera de Arizona con México sirve para medir el éxito de medidas migratorias de EE UU.
  • En los últimos años había crecido más en ese Estado la entrada de inmigrantes.
  • El Gobierno destinó cada vez mayores partidas de dinero a la seguridad de esta parte de Arizona.
Un vehículo en lo alto de una valla fronteriza con México cerca de la localidad de Yuma, Arizona (EE UU). Dos personas trataron de entrar al país conduciendo su todoterreno por encima de la valla fronteriza de cuatro metros de altura, un intento que resultó frustrado cuando el automóvil se quedó atascado sobre la empalizada.
Un vehículo en lo alto de una valla fronteriza con México cerca de la localidad de Yuma, Arizona (EE UU). Dos personas trataron de entrar al país conduciendo su todoterreno por encima de la valla fronteriza de cuatro metros de altura, un intento que resultó frustrado cuando el automóvil se quedó atascado sobre la empalizada.
EFE

La frontera de Arizona es uno de los principales corredores de inmigración y donde se mide el éxito de las medidas tomadas por el Gobierno de Estados Unidos para frenar el flujo migratorio y la seguridad, tema crucial en la reforma migratoria.

El número de arrestos de inmigrantes indocumentados ha aumentado en la frontera de Arizona con México, mientras que el número de muertes descendió. De acuerdo con las más recientes cifras proporcionadas el lunes por la Patrulla Fronteriza en el Sector Tucson, se han arrestado 111.600 inmigrantes indocumentados desde octubre de 2012 y hasta el pasado 21 de julio, un ligero aumento si se compara a las 111.100 detenciones reportadas el año pasado en el mismo período.

En las últimas dos décadas, los 626 kilómetros de frontera que comparte Arizona con México han acaparado la atención nacional debido al incremento en el cruce de inmigrantes indocumentados que registró esta región después que se reforzara la seguridad en otros estados de EE UU como Texas y California.

En su punto más alto, durante el año fiscal 2000, la Patrulla Fronteriza reportó el mayor registro de arrestos de indocumentados a lo largo de la frontera suroeste, con 1,6 millones en total, de los cuales 616.000 ocurrieron dentro del Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza en Arizona.

Este aumento en el flujo migratorio provocó una fuerte reacción por parte del Gobierno federal, que incrementó el presupuesto para esta región. Al destinar más dinero para la seguridad, se incrementó significativamente el número de agentes de la Patrulla Fronteriza asignados a vigilar el desierto de Arizona hasta llegar a los 5.200 en 2012.

También se comenzó a utilizar avanzada tecnología como cámaras, radares, detectores de movimiento y el uso de aviones no tripulados, conocidos como drones, para vigilar las zonas más apartadas del desierto.

En 2008 se estableció el controvertido Streamline, el cual castiga a los indocumentados que son arrestados al intentar cruzar la frontera de manera ilegal. Diariamente, aproximadamente 75 inmigrantes indocumentados son procesados en la Corte Federal en Tucson y son sentenciados hasta 85 días de cárcel.

Una frontera excesivamente militarizada

"Los políticos extremistas están utilizando el tema de la seguridad fronteriza para dificultar la aprobación de una reforma, es un juego político por parte de los republicanos que están tratando de obstaculizar el trabajo de la administración del presidente Barack Obama", aseguraba hace unas semanas Raquel Goldsmith, profesora del Departamento de Estudios Mexicoamericanos y miembro del Instituto Binacional de Migración de la Universidad de Arizona (UA), con base en Tucson.

"La militarización de la frontera ha transformado nuestra frontera, especialmente aquí, en Arizona, las comunidades fronterizas han sido las más afectadas, han visto su vida diaria transformarse al dificultarse los acuerdos comerciales y la diaria convivencia con sus vecinos mexicanos", señaló Goldsmith.

Explicó que estas comunidades estaban acostumbradas a "cruzar" de un lado a otro, sin tantos obstáculos, estableciendo relaciones como los programas de ciudades hermanas.

"También hay que reconocer que es mucho dinero del que se está hablando cuando se habla del tema de la seguridad fronteriza, miles de millones de dólares que gasta el Gobierno federal y el cual compañías privadas desean acaparar", dijo Goldsmith, quien destacó que durante el debate de la reforma migratoria nadie reparó sobre los cientos de muertes de inmigrantes indocumentados que se han reportado en la frontera de Arizona, lo que asegura es una consecuencia más de la militarización de la frontera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento