El británico Tony Alexander King fue condenado ayer por la Audiencia de Málaga a 19 años de cárcel por el asesinato de la joven de Mijas Rocío Wanninkhof, que murió tras recibir nueve puñaladas cuando regresaba a su casa el 9 de octubre de 1999.

Además deberá pagar una indemnización de 210.000 euros a la madre de la víctima, Alicia Hornos, y de 42.000 euros a los dos hermanos de la joven.

El magistrado recuerda la tesis del jurado de que el acusado «no actuó solo, sino en compañía al menos de dos personas, a pesar de que le atribuye la autoría fundamental del crimen».

Este fallo se produce ocho días después de que un jurado popular declarase a King culpable.

 El juicio contra King es el segundo que se celebra por el asesinato de Rocío, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía declarase nula una primera sentencia que declaró culpable en septiembre de 2001 a Dolores Vázquez, que quedó exculpada de la causa tras pasar diecisiete meses en prisión.