Dicen que a algunos les han abierto expedientes disciplinarios «por su negativa a elaborar en gallego las programaciones de su asignatura». Por eso, le han remitido una carta a la conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón,  para que se frenen esas «presiones».