El arzobispado de Urgell y Copríncipe de Andorra, Joan-Enric Vives, ha llamado este miércoles a la solidaridad y la serenidad de los vecinos ante las inundaciones que han afectado desde este martes a la Val d'Aran y el Pallars Sobirà (Lleida), a causa del desbordamiento de ríos.

"Tengamos todos serenidad y hagamos todo lo necesario para ayudar solidariamente a los más damnificados por estas inundaciones", ha afirmado a través de un comunicado.

Así, ha manifestado que esta situación supone "momentos de prueba para todos los habitantes del Pirineo catalán" y ha destacado los destrozos materiales y la angustia generada por los posibles daños en casas y bienes.

El arzobispo ha trasladado un "mensaje de comunión y agradecimiento" al síndic d'Aran, Carlos Barrera, al Conselh Generau y a los alcaldes y concejales de los pueblos afectados, por todos los esfuerzos que están haciendo y por la actuación rápida de las fuerzas de seguridad, los bomberos, los agentes forestales y los voluntarios.

También ha hecho una referencia al santuario de Mijaran que ha quedado inundado y ha sufrido daños: "Recemos unidos a Nuestra Señora de Mijaran para que nos guarde en estas horas de tribulación".

Consulta aquí más noticias de Lleida.