Gerardo Díaz Ferrán
Gerardo Díaz Ferrán, en una imagen de archivo. EFE/ARCHIVO

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha rechazado de plano la recusación en la causa en la que investiga el vaciamiento patrimonial del Grupo Marsans planteada por la defensa del expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán por considerar que sus argumentos son una "mera invención".

Es una conexión suficientemente remota como para resultar intrascendente

En un auto, el magistrado añade que es "débil e incluso absurda" la motivación dada por el letrado de Díaz Ferrán, que le recusó por falta de imparcialidad al entender que tiene interés directo o indirecto en el procedimiento y una "conexión de hecho" con Jorge García Téllez, uno de los supuestos testaferros del dueño de Marsans, Ángel de Cabo.

Velasco asegura que la vinculación a la que aludía el letrado con este testigo, casado con "Cristina Ibáñez, gerente del PP de Valencia", mientras "constituye un hecho notorio que el magistrado instructor fue director general de Justicia de 1995 a 2003 del Gobierno de Valencia", es "una conexión suficientemente remota como para resultar intrascendente".

El escrito de la defensa de Díaz Ferrán hablaba además de "una relación personal cercana" entre el instructor y ese testigo, con el que "ha mantenido al menos una conversación o entrevista al margen de las actuaciones procesales y se proponía mantener otra conversación o entrevista con él". Para justificar su afirmación, recogía una conversación entre García Téllez y el también supuesto testaferro José Vicente Semper el 19 de noviembre de 2012, que consta en el sumario de la operación Caballo de Troya que se instruye en Santiago de Compostela, y en la que ambos están imputados.

Reunión que es una "mera invención" del letrado

Según el resumen de la transcripción, García Téllez habla de "problemas en el Juzgado", dice que "ha tenido que hablar con la Fiscalía y con (juez) Eloy" y añade que "el fiscal está cansado de que le consulten todo, y que lo único que queda es ir a hablar con Eloy, directamente con el Juez".

En este punto, Velasco subraya que "no es infrecuente" que las partes de un proceso alardeen en sus conversaciones privadas de conocer o tener amistad con autoridades judiciales o fiscales. "No debe darse crédito a aquellas conversaciones privadas en las que algunos de los interlocutores hacen ostentación de unas relaciones ficticias", concluye.

El magistrado responde que la única ocasión en la que ha hablado con García Téllez fue durante la declaración judicial y precisa que, si la mencionada reunión se hubiera producido, esto no le inhabilitaría para continuar instruyendo esta causa, ya que "no es infrecuente que el juez o el fiscal reciban a los diferentes intervinientes cuando lo solicitan".

No obstante, según el magistrado, la mencionada reunión es una "mera invención" del letrado.