Clásicos para todos los gustos
Como si de un colegio se tratase, el CGAI también se va de vacaciones navideñas.
Las últimas sesiones del año tendrán lugar este fin de semana y estarán protagonizadas por un trío de películas clásicas de muy distinto corte. La primera cita de hoy es con Richard Fleischer y su Testigo accidental (The narrow margin), un filme que firmó en 1951 y que llega al CGAI dentro del ciclo dedicado a la generación de la violencia en Estados Unidos. Se trata de un ejemplo del cine negro más clásico con un detective (en la foto Charles McGraw) y una bella mujer como protagonistas. Menos previsible es la intriga de L’Humanité, la película con la que el francés Bruno Dumont triunfó en Cannes en 1999.

Y ya mañana las dos sesiones están dedicadas al cine de los países del Este de entre 1955 y 1975. La primera cita es con la fábula El primer maestro, del ruso Andrei Mikhalkov-Konchalovsky, y la segunda con la etapa checoslovaca de Milos Forman, del que se podrá ver la película Los amores de una rubia.

* Centro Galego de Artes da Imaxe (CGAI). Durán Loriga, 10. Hoy y mañana, a las 18.00 y 20.30 horas. Las entradas cuestan 1,20 euros.