La Conselleria de Educación, Cultura y Deporte está trabajando para que el curso escolar 2014-2015 se inicie el 1 de septiembre, un adelanto del arranque de las clases derivado de la decisión de avanzar a julio los tradicionales exámenes de septiembre.

Así se ha puesto de relieve durante la Mesa Técnica de Educación que se ha celebrado este miércoles y en la que se ha tratado el calendario escolar del curso 2013-2014, el próximo ejercicio académico.

Este curso que viene, la actividad en los centros se iniciará el 9 de septiembre —una fecha similar a la que se ha venido fijando hasta ahora— ya que no ha habido tiempo para planificar un comienzo más adelantado.

No obstante, como en este curso ya se celebrarán en el mes de julio las pruebas extraordinarias que hasta el momento se desarrollaban en septiembre, la intención de la administración educativa es que para el siguiente ejercicio —es decir, el 2014-2015— las clases sí puedan empezar lo antes posible, han explicado a Europa Press desde el departamento de Campanar.

Tras conocer este proyecto, el Sindicat de Treballadors i Treballadores de l'Enseanyament del País Valencià (STEPV-Iv) ha rechazado los planes de la Conselleria por considerarlos "una nueva agresión a las condiciones laborales del profesorado".

El sindicato ha opinado, a través de un comunicado, que "con estas modificaciones lo que pretende la Conselleria es convertir el mes de julio en lectivo, por un lado, y acortar las vacaciones de agosto para preparar el curso, por otro".

"Los primeros días de septiembre son necesarios para cerrar la puesta en marcha del curso que se ha preparado en julio. Es decir, acabar de ajustar horarios, distribución de alumnado, reparto de tareas, organización de las optativas en secundaria, etc. Si el curso empieza el 1 de septiembre los centros tendrán que convocar al profesorado del centro a finales de agosto por garantizar el inicio de curso en condiciones", expone esta entidad.

STEPV apunta que "hay mucho profesorado, tanto funcionario de carrera como interino, que cambia de centro por concurso de traslados, comisiones de servicios o adjudicaciones de julio y que debe tener tiempo para coordinarse con los personales de dirección y docentes, cosa que se hace en septiembre, cuando toman posesión del lugar".

Además, prosigue, "necesitan los primeros días del mes para presentar la documentación que la administración requiere cuando se toma posesión en un centro nuevo, especialmente el profesorado interino, como titulación, certificados diversos, domiciliación".

Condiciones térmicas

Por otro lado, el sindicato hace notar que "los centros educativos en el mes de julio no reúnen las condiciones térmicas que estipula el Real decreto 486/1997 en cuanto a la temperatura de los centros docentes debe ser de entre 17 y 27ºC".

Por todo ello, STEPV cree que "la Conselleria continúa con su política de obstaculizar la tarea docente y de empeorar las condiciones laborales de los docentes, sin tener en cuenta ningún criterio pedagógico ni organizativo ni las necesidades reales del alumnado ni de sus familias, ni tampoco las condiciones térmicas de los centros docentes".

STEPV ha pedido en la Mesa que la consellera del ramo, María José Català, "rectifique y abandone esta idea, que generará muchos problemas y caos en el inicio de curso escolar". "Si no lo hace —advierte— el sindicato propondrá movilizaciones de rechazo al profesorado por impedir que esta nueva agresión se haga una realidad".

Sobre esta cuestión también se ha pronunciado ANPE, que pide a la Conselleria que "se expliquen cuáles son los motivos de este cambio". Para esta organización, los criterios pedagógicos son los que deben marcar cualquier decisión sobre cambios en el calendario y "adelantar las pruebas de septiembre a julio no es motivo pedagógico favorecedor al alumno, sino todo lo contrario".

A su parecer, el adelanto de actividades lectivas al 1 de septiembre "perjudica notablemente la organización de los centros e impide la planificación correcta del inicio de curso".

"Las tareas burocráticas, cada vez más numerosas, hacen que los profesores desde el 1 de septiembre hasta el inicio de las clases estén en plena organización y planificación; además las plantillas de los centros no están cubiertas en su totalidad el día 1", justifican.

Consulta aquí más noticias de Valencia.