Seminudismo
Dos jóvenes pasean por Barcelona sin camiseta, lo que está sancionado por la ordenanza de civismo. ACN / ARCHIVO

Barcelona ha interpuesto 207 denuncias por nudismo y seminudismo, es decir, por ir sin camiseta fuera de la playa o su ámbito más próximo, desde que se aprobó la modificación de la ordenanza que persigue ambas prácticas en 2011.

Son cifras que ha facilitado este miércoles el Gobierno municipal, el mismo día en que todos los grupos políticos han rechazado en Comisión de Presidencia y Régimen Interior una propuesta del PP que pretendía modificar nuevamente la ordenanza, para suprimir el requerimiento previo de la Guardia Urbana antes de denunciar a una persona desnuda o sin camiseta.

La modificación de la ordenanza que establece la persecución del nudismo y el seminudismo fue aprobada en 2011 con el voto a favor de PSC —entonces en el Gobierno municipal— y CiU, el voto en contra de ICV-EUiA —que también gobernaba— y ERC, y la abstención del PP, que ya pedía suprimir el aviso previo de la Urbana.

La concejal del popular Àngels Esteller ha valorado que el ir desnudo o sin camiseta se persiga porque da una sensación de dejadez e informalidad que perjudica a la ciudad, que el aviso previo no ha hecho posible cumplir la ordenanza y que "los españoles no hacen caso al aviso y los extranjeros, sí".

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y titular de Seguridad, Joaquim Forn, ha valorado que perseguir el nudismo con avisos previos es "más efectivo y pedagógico" que sancionar directamente, y el concejal David Escudé (PSC) ha afirmado que la ordenanza busca garantizar la convivencia en el espacio público y no sancionar.

Los ediles Joaquim Mestre (ICV-EUiA) y Joan Laporta (UpB) han defendido el derecho a vestir libremente como forma de expresión de la personalidad de cada uno, y Mestre ha añadido que "no hay conflicto, y por lo tanto no hay nada por resolver".

Ejercicios militares

La Comisión ha rechazado una proposición de ICV-EUiA que, entre otros aspectos, instaba al Gobierno municipal a tomar medidas contra la realización de maniobras militares en Barcelona. Pese al apoyo de UpB (ERC, Rcat y Dc), el PSC se ha opuesto al considerar que no se trata de maniobras si no de marchas y el PP por considerar que se persigue al Ejército por ser español; CiU ha apostado por dialogar con representantes del ejército para tratar la cuestión.

En este sentido, Forn ha avanzado que el Gobierno municipal mantendrá una reunión con interlocutores de las Fuerzas Armadas para trasladar su rechazo a que se realicen marchas con armas en el espacio urbano de Barcelona, y ha asegurado que "abrirá un periodo de reflexión" para decidir si el Ejército debe participar en el Salón de la Enseñanza y la exhibición aérea de la Festa del Cel, una participación que ICV-EUiA rechazaba en su propuesta.

Viaje a EE.UU.

En la misma Comisión, el concejal de Presidencia, Jordi Martí (CiU), ha presentado un breve informe del viaje institucional del alcalde, Xavier Trias, a los Estados Unidos del 12 al 18 de mayo, aunque no ha dado la cifra de su coste, que se trasladará a los grupos en el plazo de seis meses, ha asegurado.

Los concejales Gabriel Colomé (PSC) y Àngels Esteller (PP) han criticado al Gobierno municipal por no haber hecho público este coste y por haber anunciado la posibilidad de crear un vuelo directo entre Barcelona y San Francisco sin haberlo acordado con aerolíneas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.