El Juzgado de lo Penal número 4 de Santander ha condenado a nueve meses de cárcel a una pareja que dejó sola en casa a su hija de dos años para ir a Mercasantander a comprar género para su negocio. A las siete de la mañana, la niña salió a la calle en pijama y descalza, y fue encontrada llorando por dos ciudadanos que, después de esperar junto a la menor entre 35 y 40 minutos por si llegaban los padres, dieron finalmente aviso a la policía.

Los progenitores, de origen asiático, no han recurrido la sentencia, que les condena por un delito de abandono temporal de menores. En el fallo se señala que además de la niña de dos años, tienen otro hijo aún más pequeño, "si bien se desconoce dónde se encontraba" en el momento de los hechos, ocurridos el pasado 18 de marzo, y que motivaron el ingreso de la niña en un centro de protección a la infancia en el que se hicieron cargo de su custodia por orden de la Fiscalía de Menores.

En la sentencia, recogida por Europa Press, el Juzgado insta a la Fiscalía y a la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales a adoptar las medidas necesarias para garantizar que los padres ejercen correctamente la patria potestad de los dos hijos.

En el juicio rápido celebrado el 2 de abril, los padres reconocieron haber dejado sola a su hija en el domicilio para irse ambos a comprar a Mercasantander, alegando que pensaban estar fuera aproximadamente una hora y que a la madre le dolía la cabeza, por lo que el padre decidió ayudarla a cargar las cajas de frutas y verduras para el negocio que regentan en los bajos de su domicilio, en la calle Santa Lucía de Santander.

El tribunal señala que, "por su escasa entidad, esta dolencia no justificaba en modo alguno" que dejasen sola a "una menor de tan sólo dos años, máxime cuando ni tan siquiera se cercioraron de que todas las ventanas se encontraban cerradas".

Y es que según el atestado policial, la ventana de la cocina se encontraba abierta, "lo que pudo haber constituido un riesgo para la integridad de la menor, al vivir en un tercer piso". Las personas que encontraron en la calle a la menor la cogieron en brazos y subieron al inmueble, encontraron la puerta del piso abierta, y llamaron al timbre pero no había nadie.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.