El grupo ecologista Gecen ha exigido al Ayuntamiento de Castellón que, además de "publicitar rutas" entre naranjos y programar visitas al Molí de la Font, "se ponga a trabajar en serio" en la construcción de un anillo verde para Castellón, "que pasa por la protección de la Marjaleria y el entorno de la ciudad, clasificando el suelo como no urbanizable".

Según la asociación, un anillo verde "significa crear un conjunto de parques y proteger zonas de gran valor ecológico y paisajístico; crear un lugar de transición y filtro verde entre el medio urbano y su entorno rural, junto de itinerarios, equipamientos recreativos, educativos, entre otras cosas.

Gecen considera que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que se está elaborando "debe ir mucho más allá de la política de elaboración de guías y visitas guiadas", pues "mientras proliferan las construcciones ilegales, se daña irreversiblemente el paisaje y se vacían las zonas del valor ecológico que poseen".

En su opinión, debe ser un PGOU "libre de la herencia de la especulación urbanística y el modelo urbanístico fracasado y se debe abrir una nueva etapa donde ese cinturón verde, que se publicita en guías cuando no existe, se convierta en una realidad".

Consulta aquí más noticias de Castellón.