La cantaora granadina Marina Heredia, una de las principales embajadoras del flamenco por todo el mundo a pesar de su juventud, ha manifestado este miércoles a Europa Press su "alegría" por poder constatar que "la afición en el extranjero va creciendo siempre a más, con respeto, cariño y admiración".

"Te tratan como a un Dios. Acabo de llegar de estar con la Sinfónica de Chicago haciendo 'El Amor Brujo', con cinco actuaciones en un teatro con todas las entradas vendidas desde hace un mes", asegura Heredia (Granada, 1980), quien además acaba de publicar un reciente nuevo disco grabado en directo, titulado 'A Mi Tempo'.

Frente a la alegría por la proyección internacional del género, la cantaora admite que también le "preocupa" que en España al flamenco "no se le dé el sitio que debería dársele". "De Despeñaperros para abajo hay más importancia porque es nuestra música de base, pero me preocupa que subiendo de Despeñaperros hacia arriba todo pasa a ser un poco más voluble", explica.

A este respecto, agrega que al norte de Despeñaperros "lo mismo te encuentras a una persona que sabe de flamenco, como con otra que no sabe quien es Camarón", al tiempo que destaca que, mientras tanto, "en Finlandia la gente está haciendo cola para que le firmes un autógrafo".

'A

Mi tempo'

En lo que tiene que ver con su nuevo disco, está integrado por nueve temas, nueve pilares del cante flamenco, en un declarado homenaje a aquellos cantaores que Marina adapta a su tiempo: milonga, bulería por soleá, fandangos, siguirilla, caña y polo, cuplé, rumba, tangos y bulería, con ecos de Camarón, Enrique Morente, Corruco de Algeciras o Bambino.

"Es un disco que ha salido de un espectáculo, no al revés. Es un disco con mucha alma y por eso decidimos hacerlo en directo, con un repertorio muy amplio y distinto, que ha supuesto un reto personal, porque he metido mano a cantaores y a cantes que hasta el momento no me había atrevido", destaca, para después reconocer que el proceso de selección de canciones ha sido "muy largo y con muchas horas de soledad con los auriculares puestos".

Para Heredia, al ser un disco en directo el repertorio y la interpretación gana en "alma, frescura y espontaneidad", frente a lo "perfecto" de una grabación en estudio: "La perfección muchas veces es fría, aunque tampoco es fácil hacer un disco en directo, porque ahí el mejor de los mejores tiene fallos".

La presencia de Mónica Naranjo en ese homenaje a Bambino que es 'Bambineando' es una de las sorpresas del álbum para el gran público. Sin embargo, Marina subraya que Mónica "es una enamorada total del flamenco, que se queda pasmada" cuando les ve ensayar o cuando les "escucha cantar algo".

"La presencia de Mónica es una forma de homenajear a Bambino porque, como ella, fue un guerrillero. Es además una forma de abrirle las puertas al flamenco. Me conformo con que el 10 por ciento del público de Mónica se haga fan del flamenco", argumenta.

"la fusión puede ser infusión"

Eso sí, admite que con uniones como esta, "si no se va con pies de plomo, la fusión se convierte en confusión o infusión", de manera que al final uno no sabe "lo que está tomando". En cualquier caso, se muestra "partidaria de los acercamientos de artistas por el hecho de que se admiren mutuamente y tengan algo que decirse mutuamente, no por vender discos".

Tras afirmar que sabe "perfectamente" lo que no quiere hacer en su vida y elogiar a Los Evangelistas (grupo granadino formado por miembros de Los Planetas y Lagartija Nick para homenajear a Enrique Morente), la cantaora bromea al asegurar que para triunfar en el flamenco no es necesario ser del Albaicín.

"No hay que ser de allí necesariamente, pero lo cierto es que ayuda bastante ser del Albaicín. Pasear por esos callejones, con ese olor a jazmín, no es lo mismo que hacerlo, por ejemplo, por la Gran Vía de Madrid con los humos de los coches", reflexiona con una amplia sonrisa confiada. A su tempo, a su manera.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.