El consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, ha dejado claro que la Junta de Andalucía "no asumirá competencias de otras administraciones" en materia de playas y costas, aunque ha expresado su total colaboración "para lo que sea necesario" en ese sentido.

En comparecencia en comisión parlamentaria, el consejero ha recordado que el segmento de sol y playa "es clave", y ha apuntado que "además de las acciones genéricas y multisegmentos, se han llevado a cabo acciones específicas dirigidas a este segmento".

Rodríguez ha dejado claro que el Gobierno andaluz "está dispuesto a colaborar con otras administraciones para mejorar todo lo que sea necesario", pero deja claro que "no queremos ni podemos suplir las responsabilidades de otras administraciones".

Tras recordar que en este momento "no hay disponibilidad presupuestaria", el consejero insiste en que la Junta "no va a hacer frente a las responsabilidades que, en función de sus competencias tienen otras administraciones", de forma que, según ha recordado, en materia de playas, las competencias las tienen tiene ayuntamientos y la Dirección General de Costas del Gobierno.

"Esos son organismos que deben hacer frente a sus competencias", ha dejado claro el consejero, quien insiste en que la Junta "está dispuesta a colaborar, pero no a asumir la responsabilidad de impulsar programas que no nos competen" y ha apuntado que así se lo hizo saber hacer tres meses en una carta al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Así, ha recordado que en materia de limpieza, playas y balizamiento, las competencias son de los ayuntamientos y del Gobierno, aunque insiste en que la Junta "está dispuesta a colaborar" en esas áreas, dejando claro que "Andalucía no puede asumir esas competencias que no son suyas, y encima con unos presupuestos escasos por los recortes y por el incumplimiento de la financiación".

"Cuando el PP habla de que la Junta mejore la calidad de las playas, debe poner ese mismos énfasis en pedirlo ante el Gobierno y el Ministerio correspondiente, donde residen las competencias", ha indicado el consejero, quien insiste en que Andalucía "no va a asumir sobre sus espaldas competencias que son del Gobierno central por la incapacidad del Ejecutivo central para hacer frente a sus obligaciones de inversión en materia de playas, limpieza y balizamiento".

El consejero ha resaltado que en la Costa del Sol se han invertido 105 millones de euros contando todas las inversiones de Gobierno, Junta, ayuntamientos y entes privados, a través del Plan Cualifica, "pese a que el Gobierno durante dos años le ha dado la espalda a municipios de dicho plan".

Asimismo, el consejero ha dejado claro que "lo que amenaza al litoral andaluz no es el decreto de protección del litoral andaluz sino la aprobación de la Ley de Costas y las consecuencias que habrá sobre la primera línea de playa".

"La Ley de Costas supondrá un espaldarazo a los que consideran que la primera línea de playa debe ser objeto de especulación inmobiliaria; eso es lo que amenaza al litoral andaluz", ha dejado claro el consejero, frente a lo que ha resaltado que el decreto de protección del litoral de la Junta "pretende garantizar sostenibilidad y competitividad" de nuestro destino turístico.

Por su parte, la diputada del PP Rosario Alarcón, quien recordó la alta generación de empleo que tiene el segmento de sol y playa, aboga por la necesidad de "un trabajo conjunto entre administraciones para potenciar dicho segmento, en un ánimo de construir y donde haya altas dosis de sensibilidad".

"Es prioritario impulsar ese segmento, que quiere seguir creciendo, y queremos conocer cual es el compromiso de la Junta", ha dejado claro la diputada popular, que valora el programa puesto en marcha para la costa y el litoral andaluz, dotado con 100 millones pero cree que "no es suficiente".

Asimismo, cree que la Junta "tiene amenazados y abandonados todos los destinos turísticos de sol y playa en función de sus necesidades reales".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.