El Consejo Escolar de Euskadi considera que el sistema educativo vasco goza de "buena salud", aunque ha pedido que se siga haciendo "un esfuerzo" para sostener el nivel de financiación, pese a la crisis, con el objetivo de mantener los actuales indicadores. Asimismo, ha instado a los partidos vascos a la que "planten cara" a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y "argumenten" en el Congreso para que "por lo menos haya cambios" en relación al anteproyecto.

La presidenta del Consejo, Luisa García Gurrutxaga, el vicepresidente de este organismo, Paco Luna, y el representante del profesorado, Raimundo Rubio, han presentado este miércoles en Bilbao el 'Informe sobre la Educación en Euskadi (2010-2012)', en el que recogen peticiones como la autorización a los centros para que puedan programar la materia de Religión fuera del horario obligatorio o que se establezcan indicadores para una distribución equilibrada del alumnado extranjero.

El informe ha sido elaborado con un importante grado de participación y ha sido aprobado por el Consejo Escolar, según ha destacado su presidenta, sin ningún voto en contra y una única abstención, lo que supone "un valor añadido" en el actual "momento de confrontación" que se vive dentro de la comunidad educativa fuera de Euskadi.

El estudio concluye que el sistema educativo vasco "goza de buena salud" y también de un nivel de financiación "suficiente", pese a que se han registrado "ajustes" durante los años de crisis. En esta línea, el Consejo solicita, "conscientes" de la reducción de los recursos, que "por lo menos" se sostenga este nivel de financiación para mantener los "buenos" actuales indicadores y avanzar en la calidad y la equidad.

"Tenemos un buen sistema educativo, que hemos sabido mantenerlo desde los primeros embates de la crisis en 2008, y pedimos que se siga haciendo ese esfuerzo desde la administración, desde todos los ámbitos educativos, profesorado, familias, patronales...", ha insistido Luisa García.

En esta línea, el informe recoge que, en la actual coyuntura, es "más obligado aún recordar el carácter estratégico" de la educación para "una correcta salida de la crisis, tanto desde el punto de vista de la justicia y de la cohesión social, como de la propia capacidad para mejorar nuestra situación".

Entre los "retos" a los que, a juicio del Consejo, debe hacer frente la educación vasca, se encuentran la consolidación de la cultura de la evaluación y procesos de mejora permanente, mayor inclusión de la comunidad educativa en la toma de decisiones, formación inicial y permanente del profesorado, y afianzamiento de la autonomía y liderazgo pedagógico en los centros educativos.

A estos factores, el Consejo Escolar de Euskadi suma la "situación creada por el anteproyecto de la LOMCE", al que ha mostrado su oposición en reiteradas ocasiones y que, en palabras de García Gurrutxaga, va "como poco a distorsionar" los indicadores del sistema educativo vasco.

La presidenta ha señalado que el anteproyecto tiene "aspectos muy preocupantes" y ha incidido que "pretende trabajar indicadores negativos de la educación en España, pero no son los que tenemos en Euskadi". "No sabemos qué incidencia va a tener en nuestro sistema, me temo que no va a ser positiva", ha lamentado.

Por ello, ha instado a los partidos vascos a que "planten cara" y "argumenten suficiente" durante su tramitación parlamentaria para que, "por lo menos, haya cambios" en relación a lo contemplado en el anteproyecto de la ley.

El informe elaborado por el Consejo Escolar vasco analiza la educación vasca en tres ámbitos: la planificación del sistema educativo, los procesos de evaluación, innovación y organización en los centros, y la financiación y recursos del sistema.

En relación a la planificación, el Consejo reconoce las "importantes" tasas de escolarización alcanzadas en el ciclo inicial de Educación Infantil y que se sitúan en el 39 por ciento para los niños menores de dos años y en el 94 por ciento en el nivel de dos años. No obstante, este organismo, que augura que la tendencia de aumento en la matrícula, solicita al Gobierno vasco que "atienda los problemas de escasez de oferta detectados" en determinadas zonas.

En el conjunto de las etapas no universitarias, en el curso 2011-2012, se matricularon 347.000 alumnos, con un crecimiento anual del 2 por ciento, y se detecta una tendencia paulatina de "crecimiento suave" de la red pública a lo largo de la última década hasta llegar al 50,7 por ciento.

Por primera vez, el informe incluye datos sobre estudios no universitarios en educación de adultos, con 30.000 alumnos, enseñanzas musicales, con 42.000, y enseñanzas de idiomas, con 28.000, que "contribuyen a aumentar las competencias educativas básicas de la población en general".

Por ello, apela a "estimular" la educación de personas adultas dirigidas a sectores de población con "más necesidades formativas", las enseñanzas artísticas y de idiomas, así como el resto de las incluidas en el marco del programa europeo de aprendizaje a lo largo de la vida, "como soporte para un progreso sostenido de los resultados del sistema educativo".

El informe reconoce que Euskadi "destaca" en el ámbito de la equidad, aunque "hay margen de mejora" en un contexto socioeconómico que apunta a un aumento de las desigualdades. En este sentido, advierte de que se está produciendo "un repunte" de la pobreza infantil que se traduce en un aumento del alumnado becado, estimado en un 29,2 por ciento.

En este ámbito recomienda al Departamento de Educación que "ponga los medios" para "compensar" las diferencias existentes en la extracción social del alumnado de los distintos centros y que "esto se traduzca en buenos resultados para todos ellos". En concreto, pide que se establezcan indicadores para una distribución "más equilibrada" del alumnado extranjero.

RELIGIÓN

El estudio también aborda la "controversia" generada en relación a la materia de Religión, resaltando que, dado que la demanda de esta asignatura ha ido disminuyendo, en los centros públicos "la mayoría del alumnado tiene que cursar una alternativa que no está ligada al desarrollo del currículo oficial".

Por ello, propone al Departamento de Educación que dé autorización a los consejos escolares de los centros para que puedan programar esta materia fuera del horario obligatorio del alumnado, con más de una opción horaria, teniendo en cuenta que "el tiempo escolar es escaso". Preguntada por la postura de la patronal Kristau Eskola al respecto, la presidenta del Consejo ha explicado que "ha votado afirmativamente a este informe".

El Consejo Escolar destaca, por otra parte, la importancia de la estabilidad de las plantillas como "factor de consolidación" de los proyectos educativos de los centros y solicita a Educación que "siga desarrollando medidas que disminuyan la provisionalidad".

En cuanto a los recursos del sistema, el informe apunta que Euskadi cuenta con un gasto público en educación del 4,5 por ciento de su PIB, frente al 5,5 por ciento de media europea, si bien se ve compensado por el hecho de que el PIB per cápita vasco es un 37 por ciento mayor que la media de la UE-27, lo que hace que la media de gasto por alumno supere la media europea.

Además de pedir que se "invierta la tendencia negativa" en la evolución del presupuesto, propone que se dote al alumnado en riesgo de exclusión social o educativa y a los centros con un perfil socieconómico más bajo, con independencia de su titularidad, de recursos para "compensar los déficits de origen" y alcanzar los niveles de competencias establecidos.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.