La Guardia Civil del Puesto de Granadilla de Abona (Tenerife) ha detenido a cuatro personas de nacionalidad marroquí acusadas de un presunto delito contra la salud pública.

Los arrestados, según un comunicado de la Benemérita, fueron interceptados cuando circulaban con un turismo por la carretera de Atogo, en San Isidro.

En ese momento, cuando se procedía a identificar el vehículo, los agentes comprobaron que en la tapicería del coche se había derramado una sustancia blanquecina que podía ser estupefaciente.

Este hecho motivó el cacheo de los detenidos, que llevaban diferentes billetes fraccionados aunque no dieron razones suficientes para explicar su procedencia.

Para realizar un análisis más exhaustivo del vehículo, la Guardia Civil utilizó un perro del Cuerpo que localizó dentro de la tapicería 125 gramos de hachís, por lo que se procedió al arresto de estas personas, estando una de ellas de permiso penitenciario, ya que se encontraba cumpliendo condena por tráfico de drogas.