Presidente de una comunidad con morosos
Álvaro Díez, presidente de una comunidad de vecinos de Las Rozas con propietarios morosos: "El banco desahució a un vecino y después tampoco nos pagó las cuotas". JORGE PARÍS

Cuando se trata de cobrar, no dejan pasar ni una. Pero a la hora de pagar sus deudas, se retrasan. Los bancos deben un total de 34 millones de euros a las comunidades de vecinos de la región de Madrid, en concepto de la cuota de la escalera o las derramas del edificio, según un estudio elaborado por el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid. Este importe supone un 14,8% del total de impagos en las comunidades de propietarios, que ascendía a 229 millones de euros al cierre de 2012, según el mismo informe. Los inmuebles en propiedad de los bancos proceden, principalmente, de desahucios o de promociones que aún no se han vendido en su totalidad.

Uno de cada cuatro edificios de la región tiene algún moroso"Cuando un vecino no paga por problemas económicos, el resto de sus convecinos lo puede llegar a entender. Pero cuando se trata de una entidad financiera, la gente se sube por las paredes", denuncia el presidente del Colegio de Administradores, Miguel Ángel Muñoz. "Nosotros concebimos a una entidad financiera como un moroso solvente, muy diferente del que no paga porque no puede. Un moroso hace mucho daño a una comunidad de vecinos: está poniendo en una situación de estrés y, en ocasiones, de ruina al resto de los propietarios", añade Ignacio de San Juan, director general del Plan de Lucha contra la Morosidad (PLCM), un instrumento puesto en marcha por el colegio profesional para ayudar a las fincas a cobrar los impagos.

Para los administradores, lidiar con un banco moroso es un quebradero de cabeza. "Utilizan técnicas de dilación y de despiste para intentar atrasar lo máximo posible el pago. Lo más común es que lleguen al límite de los 90 días y suelen esperar a que le reclames la cantidad para pagarla. Rara vez pagan sin que se les exija", explica Isabel Jiménez, que gestiona varias comunidades de la región. "Si no pagan en fecha, pueden crear un agujero en la comunidad y al final son los vecinos honestos los que deben hacer frente a esos pagos", añade la administradora. Este periódico quiso conocer la versión de las entidades financieras, pero la Asociación Española de la Banca (AEB) rehusó hacer comentarios. 

Otro foco de morosidad en las fincas procede de los pisos en propiedad de las administraciones públicas: según cálculos del programa contra la morosidad, el 3,8% de las reclamaciones por impago tienen que ver con inmuebles del Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima).

Temen que las deudas crezcan en 2013

En los primeros meses de este año, los profesionales del sector han detectado una tendencia al alza de la morosidad en los vecindarios. Al finalizar el primer trimestre de 2013, la deuda ascendía a 245,5 millones de euros (un 7,2% más que al cierre de 2012). Incluso, sospechan que en los próximos meses "la mora en las comunidades de propietarios continuará creciendo". El nivel de deuda vecinal llega al punto de que uno de cada cuatro edificios de la región (concretamente, el 23,5%) tiene algún propietario moroso, según estima el consejero del PLCM, Manuel Gambin.

En muchos casos, es un dinero perdido para las comunidadesEn cualquier caso, durante el ejercicio pasado, las cifras de morosidad vecinal experimentaron un alivio, al pasar de 375 millones de euros en diciembre de 2011 a 229 millones en el mismo mes de 2012. Este descenso se debió, paradójicamente, al aumento de los desahucios: la Ley de Propiedad Horizontal (en su artículo 9) obliga al nuevo propietario de una vivienda a saldar las deudas que hubiera dejado el propietario anterior durante el año en curso y el año previo. En cumplimiento de esta ley, los bancos han tenido que abonar parte de las cuotas impagadas de las personas desahuciadas, lo que hizo bajar el nivel de morosidad. "Aunque todavía siguen sin pagar las deudas de los años anteriores, que en muchos casos es un dinero perdido para las comunidades", lamenta San Juan.

La morosidad golpea fundamentalmente a las grandes ciudades del sur metropolitano de la región, donde la deuda media llega a 50,4 euros por habitante. Entre los municipios más afectados están Alcorcón, Móstoles, Leganés, Fuenlabrada, Getafe o Parla. A continuación, las zonas con más mora por habitante son los pueblos del sudeste (46,1 euros) y del sudoeste regional (43,6 euros). En cambio, las deudas en las comunidades de propietarios son muy reducidas en el oeste metropolitano (Boadilla, Galapagar o Majadahonda), donde solo tocan a 7,4 euros de deuda por habitante.

Guía práctica contra el moroso

  • Acuerdo en la Junta: Cuando un vecindario detecta a un moroso, el primer requisito es acordar en la Junta de Propietarios el inicio de la reclamación.
  • Notificación: A continuación, se debe notificar al moroso de manera fehaciente el importe que adeuda.
  • Procedimiento judicial: Si el deudor no paga voluntariamente, se inicia un proceso judicial. Se suele abrir un proceso monitorio, con el que se intenta llegar a un acuerdo rápido, dándole un plazo de 20 días para que pague.
  • Auto de condena: Si después del plazo, no ha abonado la deuda, el juez puede dictar un auto condenándole al pago.
  • Juicio: Si aún así sigue sin pagar, se abre un nuevo procedimiento y se le cita a un juicio que suele acabar con sentencia desfavorable para el moroso.
  • Problemas para cobrar: Los plazos para cobrar la deuda se suelen alargar por la saturación de los juzgados o por técnicas de dilación del proceso judicial que emplean los abogados defensores del moroso.

Álvaro Díez, presidente de una comunidad con morosos: "Si no ayudamos todos con las cuotas, esto es imposible de sostener"

Hay que pagar la calefacción, la limpieza, el agua, la luz... son muchos gastosLa comunidad de propietarios del número 58 de la avenida de la Coruña (Las Rozas) tiene un "grave problema con los morosos", según el presidente de los vecinos, Álvaro Díez. "Tuvimos que hacer una obra que nos salía por más de 200.000 euros. Había que cambiar las tuberías, levantar los suelos, tirar abajo todo el portal, poner cámaras de seguridad... Así que hicimos una derrama e incluso pedimos un crédito al banco. Pero nos encontramos con los morosos: uno nos debía 6.000 euros por las cuotas desde 2010, lo que sumado a las deudas de otros cinco vecinos llegaba a 11.000 euros de agujero", recuerda Álvaro.

"Todo ese dinero evidentemente lo hemos tenido que ir poniendo el resto de vecinos, con más derramas extraordinarias y aumentando las cuotas", cuenta el presidente de la comunidad. Pero lo más indignante para él es que, entre los morosos, había un banco: "A un vecino le desahuciaron porque no pagaba al banco. También tenía deudas con la comunidad. Pero, encima, cuando llegó el banco tampoco nos pagaba las cuotas. Finalmente, ha pagado, pero ha costado mucho", asegura Álvaro. El trastorno por la presencia de morosos en su escalera es evidente: "Las cuotas son importantes. Hay que pagar la calefacción, la limpieza, el agua de la piscina, la luz de la escalera... Y si no ayudamos todos, es imposible de sostener".

Consulta aquí más noticias de Madrid.