El Gobierno de Navarra ha acordado en su sesión de este miércoles anticipar a los primeros días del mes de julio el abono de una paga a sus trabajadores y altos cargos. Esta anticipo se corresponde con el adelanto de la paga extraordinaria de Navidad.

Según ha informado el Ejecutivo, no podrán beneficiarse de esta medida unos 1.850 empleados públicos porque sus contratos terminan antes de final de año. El consejero portavoz del Gobierno, Juan Luis Sánchez de Muniáin ha detallado que "al ser un adelanto es una paga que no ha sido generada, por lo que en el caso de los eventuales en el momento de la extinción del contrato se abonará la extra generada".

Asimismo tampoco se abonará la paga extraordinaria a quienes hayan renunciado a este anticipo y deseen seguir cobrándola en diciembre. Con todo ello serán, aproximadamente, 19.500 trabajadores quienes cobrarán este anticipo.

Por otra parte aquellos empleados públicos que reciban ahora el anticipo de la paga extra pero su relación laboral finalice, por cualquier causa, antes del plazo previsto deberán devolver la cuantía percibida en exceso, una vez realizada la oportuna liquidación.

Este anticipo de la paga extraordinaria acordado no afecta a las retenciones fiscales ni a las cotizaciones sociales asociadas a la nómina, con independencia del sistema de previsión social al que esté afiliado el empleado.

El Gobierno de Navarra ya anticipó el pasado mes de enero el abono de la paga extraordinaria correspondiente al verano. Esta medida no supone un incremento de las retribuciones del personal ni modifica los objetivos de déficit público y de estabilidad presupuestaria previstos para 2013.

Consulta aquí más noticias de Navarra.