Un total de 62 niños procedentes de Ucrania llegarán este jueves al aeropuerto vizcaíno de Loiu para permanecer dos meses con familias de acogida de Euskadi y "cargar las pilas" y mejorar su salud, gracias a la asociación vasca Chernobileko Umeak, que pretende reforzar su sistema inmunológico evitando los niveles máximos de contaminación radiactiva que se dan en verano en Ucrania.

Este es el primero de los aterrizajes, ya que en los días siguientes llegarán otros dos grupos de jóvenes que, a causa de los estudios, han tenido que retrasar su llegada a Euskadi, según ha informado la asociación, con lo que en total serán 75 los menores que visiten el País Vasco.

Al llegar al aeropuerto, junto a su familia de acogida, los niños serán recibidos por el grupo Elai Alai de Portugalete y el cocinero Aitor Elizagi, quien hace poco realizó una comida solidaria para recaudar fondos y ayudar a la asociación.

A través de Chernobileko Umeak, los niños y niñas tienen por delante varias semanas de sol, playa, juegos, excursiones y un programa de actividades "únicas" para ellos. Entre ellas, destacan el campamento al que acuden en Burgos con los Boy Scouts de la Florida durante un fin de semana.

"El año pasado acudieron y lo pasaron fenomenal, por eso este año hemos querido repetir la experiencia", ha explicado la vicepresidenta de la asociación en Bizkaia, Belén Ugarte, quien ha detallado que los pequeños visitarán también a los bomberos y realizarán "otras muchas actividades" todavía por cerrar.

Pese a que este año han participado menos familias que en años anteriores debido a la crisis, los organizadores han afirmado ser conscientes de que "la situación aquí es mala". "Sabemos que hay familias a las que les encantaría participar pero no pueden afrontarlo, por eso agradecemos a las cerca de 80 familias que este año han acudido a nosotros para poder traer a los niños", ha indicado Ugarte.

"escapar" de la radioactividad

El objetivo de la visita es que los pequeños continúen viniendo cada verano y "escapen" de los momentos en los que la radioactividad en Ucrania alcanza niveles máximos de contaminación, en verano.

"Su estancia en nuestro país les da fuerza, ya que hábitos tan habituales como beber agua o comer fruta allí puede ser perjudicial para la salud, y aunque dos meses aquí no les va a solucionar todos los problemas, sí les limpia el organismo para que sus defensas puedan aguantar más tiempo", ha explicado la presidenta en Bizkaia.

En este sentido, ha señalado que "un simple resfriado puede derivar en pulmonía" debido a las bajas defensas de estos niños y "necesitarían incluso hospitalización, algo que no podrían afrontar debido a los escasos recursos de los que disponen".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.