Investigadores de la CEU-UCH, la Universitat de València (UV) y la Universidad Miguel Herández de Elche (Alicante) han determinan la actividad acaricida de 40 nuevos compuestos químicos contra la plaga de la 'arañita roja', una de las más dañinas para los cítricos de la Comunidad Valenciana, según han informado la primera de las instituciones en un comunicado.

El modelo resultante de este análisis permitirá predecir la potencial actividad acaricida de nuevos compuestos. En la investigación, publicada en la revista científica 'Combinatorial Chemistry & High Throughput Screening', algunos de los compuestos han demostrado ser "tan activos como los comercializados", así como "menos tóxicos para el medio ambiente".

La plaga de la Tetranychus urticae, más conocida como "arañita roja", es una de las más dañinas para los cítricos valencianos, a la que son "especialmente sensibles" mandarinas y limones y cuya incidencia en el ámbito valenciano ha aumentado en las últimas décadas.

Con el objetivo de determinar la capacidad acaricida de nuevos compuestos químicos derivados del uracilo frente a esta plaga, un equipo de investigadores de tres universidades valencianas, liderados por los profesores Salvador Mérida y Vicente Villar, de la Universidad CEU Cardenal Herrera, han evaluado 40 de estos nuevos compuestos y han creado un modelo matemático para predecir su capacidad acaricida frente a esta plaga.

El equipo investigador ha sintetizado en laboratorio de química orgánica unos cuarenta productos nuevos derivados de uracilo y con potencial actividad acaricida frente a esta especie de ácaro. A continuación, testaron la actividad acaricida frente a la 'arañita roja' y la potencial toxicidad de cada compuesto.

Mediante softwares específicos, han obtenido un modelo matemático que permite correlacionar la estructura química de los compuestos estudiados con la actividad acaricida que cada uno manifiesta. Según el profesor de la CEU-UCH Salvador Mérida, investigador principal del equipo, "la importancia de este modelo radica en que nos permite disponer de una herramienta capaz de predecir la actividad acaricida de nuevos productos antes de ser testados directamente sobre los ácaros".

Decoloración y desecación

Cuando las arañas de la especie 'Tetranychus urticae' se alimentan de las hojas de los cítricos, especialmente en el caso de los clementinos, causan decoloración y desecación; en el caso de los frutos, provocan manchas herrumbrosas en la superficie del fruto, que impiden su comercialización.

Los nuevos compuestos derivados del uracilo estudiados por este equipo investigador "no solo han demostrado tener una notable capacidad acaricida frente a esta plaga, sino también una menor toxicidad frente a los plaguicidas hasta ahora comercializados", según la misma fuente. Por ello, el profesor Mérida cree que con la herramienta desarrollada "se podrían obtener compuestos capaces de reemplazar a los actuales, tanto por su actividad acaricida como por ser más respetuosos con el medioambiente".

El equipo investigador liderado por los profesores Salvador Mérida y Vicente Villar del Instituto de Ciencias Biomédicas de la CEU-UCH, ha estado integrado por los profesores Santos Fustero y Raquel Román, del Departamento de Química Orgánica de la Universitat de València; María Gálvez, del Departamento de Físico-química de la UV; y José Manuel Amigó, del Centro de Operaciones Investigadoras de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Consulta aquí más noticias de Valencia.