Ruth Ortiz, la madre de Ruth y José, declara ante el juez y el Tribunal del Jurado que la situación de convivencia con José Bretón, el presunto asesino de sus hijos era "horrible" y que "no era cariñoso" ni con ella, ni con los niños, "ni con nadie", a lo que agrega que ella normalizó "muchos de sus comportamientos y conductas como normal, cosa que no era y lo englobaba dentro de su forma de ser", y justifica la separación con él en que la relación estaba "fatal, lo que llevaba no se puede calificar de vida, era totalmente infeliz".

En respuestas a la fiscal María de los Ángeles Rojas, la madre de los pequeños ha comentado que no discutía con él porque ella "no daba pie a ello" y cuando "intentaba hacerle ver algo distinto de la manera que era" a como él pensaba era "misión imposible", de modo que intentaba "que no se enfadara". Además, ha relatado un incidente con su hijo en el que le pegó porque no comiera y otro día en el que Bretón "salió cabreado del ginecólogo" porque fueran a tener un niño y no otra niña.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.