La CIG-Saúde de Lugo se ha dirigido a la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, y a la Gerencia del Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) para solicitar una investigación interna en el centro "para aclarar el asunto del robo/venta de bebés" denunciado.

El sindicato demanda que "se emita un comunicado" en "defensa" del HULA y solicita una investigación para "aclarar este asunto" en relación a una supuesta "trama de venta de recién nacidos relacionada con el caso Carioca".

Así, la central nacionalista, que parte del derecho a la presunción de inocencia, considera que "es necesario" un comunicado "dado que la imagen de los trabajadores que se transmite a los usuarios es de implicación y sospecha, cómo mínimo, lo que redunda negativamente en la imagen privada de las personas y en la pública de la sanidad".

Insiste, además, en que se abra una investigación interna para poder demostrar "de modo fidedigno" la "no implicación del personal del centro", dado que en este caso, según resalta, "la afectación viene por dos vías". "La primera relativa al personal sanitario, que trabaja en los servicios de Tocología, y la segunda por causa de la congregación religiosa que regenta la casa de acogida, ya que cuenta con unas plazas de auxiliar de enfermería reservadas en el hospital, de un modo anacrónico desde nuestro punto de vista", señala la CIG.

En esta línea, la central nacionalista ha especificado que el escrito remitido a la conselleira y a la Gerencia está motivado "por las informaciones aparecidas en prensa y a que, por el momento, no hay ningún pronunciamiento judicial al respecto". Por ello, cree que es "en extremo perjudicial no salir al paso de declaraciones que implican al complejo Xeral-Calde con una trama de tráfico de bebés".

Por ello, "y por la defensa del sistema sanitario", la CIG-Saúde considera que "el Sergas no debe esperar a que el juzgado haga su trabajo y, de ser el caso, depurar responsabilidades".

Consulta aquí más noticias de Lugo.