El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha presentado en el Palacio de la Moncloa la "auditoría" en la que el Ejecutivo basará la próxima reforma de las administraciones públicas. El presidente ha avanzado que consta de 217 medidas que servirán para crear una "nueva cultura de la gestión pública: administraciones más austeras, útiles y eficaces".

La reforma que se fundamentará en este informe se basará en cuatro ejes básicos: evitar duplicidades; simplificar los trámites administrativos y rebajar burocracia; mejorar la gestión de servicios y de medios comunes; y analizar la estructura completa de la administración española.

Es una reforma que afectará a todas las administracionesEl informe ha sido realizado durante varios meses por la Comisión de Reforma de las Administraciones (CORA) y, a juicio de Rajoy, su labor representa "un antes y un después en la buena dirección". Para el presidente supone "la radiografía más minuciosa que se ha hecho del sector público" en toda la etapa democrática.

Rajoy ha explicado que el mayor problema de la administración española es "el desplome brutal" de los ingresos públicos y que esa brecha entre ingreso y gasto, empuja a realizar un "adelgazamiento de la administración sin precedentes".

El informe no presenta "principios hetereos", sino "propuestas concretas y detalladas".El presidente ha asegurado que son cosas que "afectan al día a día" y que no deben implementarse solo "en tiempos de crisis", sino que en el "futuro habrá que ser más rigurosos". Por ello, también ha avanzado una reforma legislativa para controlar de manera más rigurosa la creación de instituciones y empresas públicas.

La reforma camina hacia un "adelgazamiento de la administración sin precedentes"Rajoy solo ha avanzado algunas de esas propuestas como el estudio de las duplicidades entre administraciones que este informe ha identificado y que se solventará bajo el principio de "una administración, una competencia". "Algunas comunidades autónomas podrán prescindir de sus agencias meteorológicas o de competencia porque son caras, no todas las autonomías las tienen y el Estado ya da ese servicio sin mayor coste para el ciudadano", ha ejemplificado el presidente.

El Ejecutivo llevará a cabo un Presupuesto "de base cero" para mejorar y reducir las asignaciones partida por partida de la administración del Estado. Rajoy ha avanzado que se revisarán los presupuestos de cada Ministerio, especialmente en los capítulos II (gastos corrientes) y VI (inversiones reales).

El objetivo, ha dicho Rajoy, es lograr "un ahorro sustantivo y permanente" en las arcas públicas. Así, en lugar de hacerse en función de lo presupuestado el año anterior y las posibilidades que permiten los ingresos del Estado, los presupuestos de cada departamento ministerial se elaborarán teniendo en cuenta las necesidades reales de gasto —"lo que deberíamos gastar", ha señalado Rajoy— y una mejor asignación del mismo.

Otros ejemplos citados por Rajoy han sido la gestión de la tesorería común del estado, que centralizará los contratos de servicios como la limpieza, energía y comunicaciones de los distintos ministerios; que las oficinas de Exteriores instalen sus oficinas en el extranjero en las embajadas y consulados;  la simplificación de procedimientos como la evaluación medioambiental; la implantación de la ventanilla única para comercio exterior; hacer que la administración electrónica sea una plena realidad; la implantación del historial clínico único, etc.

No hay ideología, hay un intento de ser más eficaz"Este informe no es el final del camino", ha asegurado Rajoy, "es una reforma que afectará a todas las administraciones. El final del camino no llegará hasta que llegemos al modelo de administración deseable".

Desde el inicio de la legislatura, ha concretado el presidente del Gobierno, España se ha ahorrado 22.000 millones de euros (el 2% del PIB) al reducir el déficit del 9 al 6,98%, un ajuste que ha calificado de "duro, necesario y doloroso" y que ha sido posible gracias al "esfuerzo de todos".

Desde finales de 2011 y hasta hoy, ha continuado, el número total de empleados públicos se ha reducido en 375.000, "más o menos lo que habían aumentado en los años anteriores", cuando España estaba ya "en plena crisis".

"Como comprenderán ustedes, éstas son decisiones muy difíciles y desagradables de adoptar para todos los gobiernos", ha asegurado Rajoy.

El presidente ha señalado que el documento es una "propuesta" que le "gustaría acordarla con todos". "Lo vamos a intentar con buena fé, no hay ideología, hay un intento de ser más eficaz", argumentó.

Las cinco primeras medidas se aprobarán el viernes

Rajoy, ha anunciado que el Consejo de Ministros aprobará este viernes las primeras cinco medidas de la reforma de las Administraciones Públicas.

Empezaremos el viernes. Lo haremos desde yaEl presidente ha concretado que se trata de reformas como la ley de régimen jurídico, la del procedimiento administrativo, la ley de subvenciones, la factura electrónica y la morosidad en las administraciones públicas.

"Empezaremos el viernes. Lo haremos desde ya", ha afirmado el jefe del Gobierno.  Y ha añadido: "A la par, y en paralelo, iremos tomando otras decisiones que no requieran reformas legales".

El jueves se celebrará un foro-análisis que contará con dos mesas de trabajo: en la primera intervendrán el ministro de Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y la subsecretaria de Hacienda y Administraciones Públicas, Pilar Platero. En la segunda mesa participarán el ministro de Industria, José Manuel Soria, (informará de la administración electrónica) y el subsecretario de Presidencia.

Cospedal cree que la reforma aportará transparencia

La presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha valorado positivamente la reforma presentada este miércoles ya que, entre otros aspectos, aportará transparencia a los ciudadanos.

Cospedal ha alabado la reforma de las administraciones públicas, que pretende eliminar duplicidades, facilitar la relación de los ciudadanos con la administración y lograr un notable ahorro presupuestario.

Según Cospedal, la reforma de la Administración pública "lleva pendiente en España treinta años" y ha recordado que cada vez que ha habido un cambio de gobierno, "desde el origen de la democracia, siempre se ha hablado de la necesidad" de reformar la administración.