La juez Mercedes Alaya, que investiga los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos tramitados por la Junta de Andalucía, ha citado a declarar como imputados este miércoles al exdirectivo de Vitalia Antonio Albarracín y a su mujer, María José Marcos Férriz, quienes ya declararon ante la magistrada el pasado mes de marzo en el marco de la operación 'Heracles' desarrollada por la Guardia Civil.

En este sentido, hay que recordar que Antonio Albarracín salió recientemente de prisión tras abonar la fianza de 600.000 euros que le impuso la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla tras estimar parcialmente su recurso contra el auto de prisión dictado por la juez, mientras que su esposa quedó en libertad con cargos tras comparecer ante la magistrada.

De otro lado, la juez ha suspendido por motivos de "enfermedad grave" la declaración, prevista también para este miércoles, de la administradora mancomunada de Vitalia María Ascensión de la Cruz Antona, quien, a juicio de Alaya, "se prestaría a figurar como administradora en Vitalia y a intervenir formalmente en determinados actos y negocios jurídicos con la finalidad de actuar como una pantalla, de forma que quedara oculta la actividad directiva de los auténticos responsables de la empresa".

Las declaraciones de Albarracín y de su mujer se producirán después de que, en la jornada de este martes, la juez haya ordenado el ingreso en prisión, eludible bajo fianza de 600.000 euros, del dueño de la mediadora Uniter, José González Mata.

En la causa de los ERE hay unas 60 personas imputadas, cinco de las cuales se encuentran actualmente en prisión, como son, además del propio González Mata, el 'conseguidor' de los ERE Juan Lanzas; los exdirectivos de Vitalia Eduardo Pascual y María Vaqué, y el presunto 'testaferro' de los ERE Eduardo Leal del Real.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.