Fallece el presidente de Turkmenistán, que clausuró la opera, el ballet, los conciertos y el circo

  • El líder de la antigua república soviética de Turkmenistán murió hoy de un paro cardiaco.
  • Gobernó con mano de hierro durante 21 años.
  • Su súbita desaparición sorprende al país, que carece de un mecanismo claro de sucesión.
  • El Viceprimer ministro asume la presidencia interina.
El presidente de Turkmenistán, en una imagen de archivo.
El presidente de Turkmenistán, en una imagen de archivo.
REUTERS

El presidente de la antigua república soviética de Turkmenistán, Saparmurad Niyázov, quien murió el jueves de un paro cardiaco, sorprendió al mundo en abril de 2001 al clausurar por decreto la ópera, el ballet, las salas de conciertos y el circo por ser "ajenos" al espíritu nacional.

Niyázov nació el 19 de febrero de 1940 en Ashjabad, la capital del entonces Turkmenistán soviético, y 27 años más tarde se graduó como ingeniero energético en el Instituto Politécnico de Leningrado (actualmente San Petersburgo).

Su carrera política tomó contornos definidos en 1976, cuando obtuvo su diploma de la Escuela Superior del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética.

El 1985 ya encabezaba el Gabinete de Ministros de Turkmenistán y ese mismo año se convertía en el jefe del Partido Comunista de la república centroasiática, de la que fue elegido presidente en 1990, en pleno proceso de desintegración de la URSS.

Se hacía llamar "Turkmenbashí" o "padre de todos los turcomanos", acumuló todos los títulos y honores imaginables y escribió el Rujkhnamá (Libro del Alma), declarado "constitución moral" para todos los turcomanos y texto de estudio obligatorio.

De aspecto bonachón e implacable dureza

Tras su aspecto bonachón y sonrisa fácil se ocultaba un político de implacable dureza, que durante su gestión acabó hasta con la más mínima muestra de disidencia en el país.

En 1999, Niyázov, primer ministro y líder del único partido político turcomano legal, fue declarado "presidente vitalicio" por el Parlamento, pero el "padre de todos los turcomanos" había anunciado su intención de convocar elecciones presidenciales en 2009.

El culto a su personalidad desborda los límites de lo imaginable: sus retratos y estatuas doradas se encuentran a cada paso en Turkmenistán, y entre los monumentos que se levantaron en vida destaca una escultura giratoria chapada en oro de cinco metros de altura que siempre está orientada hacia el sol.

Cambió los meses del año y los días de la semana

Las decisiones de Niyázov abarcaban todos los aspectos de la vida de los ciudadanos de Turkmenistán.

Impuso a los extranjeros el pago de una tasa para desposar a mujeres del país.

En 2002, cambió los nombres de los meses del año y de los días de la semana.

Enero pasó a llamarse "Turkmenbashí", es decir, recibió de nombre el título que ostentaba Niyázov, y abril, "Gurbansoltam edzhe", que es el nombre de la madre del desaparecido presidente, a quien también se le erigió un monumento en Ashjabad.

Por ironía del destino Niyázov murió un jueves, que según el calendario que él mismo impuso por decreto pasó a llamarse "Sogap gün" o "Día bendito".

Niyázov prohibió maquillarse a los presentadores de los cuatro canales de televisión, todos ellos estatales, y ordenó a los dentistas del país que se abstuvieran de colocar coronas de oro a sus pacientes por "antiestéticas".

Por disposición de Niyázov, los habitantes de Turkmenistán no pagan por los servicios de agua potable, electricidad y gas, hidrocarburo éste último del que el país tiene un quinto del total de las reservas mundiales.

El futuro, toda una incógnita

La súbita desaparición de Niyázov, fundador de un régimen dictatorial y de un culto a su personalidad sin precedente incluso para el espacio pos-soviético, ha sorprendido a Turkmenistán sin un mecanismo claro de sucesión.

Aunque la Constitución del país señala que en caso de que el jefe del Estado no pueda cumplir sus funciones, por cualesquiera que sean los motivos, la presidencia de la república es asumida de manera provisional por el líder del Parlamento, el Consejo de Seguridad turcomano optó por una vía distinta.

En un comunicado oficial, citado por la agencia oficial rusa Itar-Tass, el Consejo de Seguridad turcomano anunció que contra el actual presidente del Parlamento, Ovezgueldí Atáyev, se ha abierto un proceso penal, por lo que el viceprimer ministro Gurbangulí Berdimujammédov, ha asumido provisionalmente la jefatura de Estado.

Algunos expertos no descartan la posibilidad de una "sucesión dinástica" en Turkmenistán, como la que se produjo en Azerbaiyán en 2003, cuando a la muerte de Gueidar Aliev su hijo, Ilham, le sucedió en el poder.

Segundo exportador de gas natural

Turkmenistán, con una superficie de casi medio millón de kilómetros cuadrados, ligeramente inferior a la de España, tiene apenas casi cinco millones de habitantes y el segundo exportador de gas natural, después de Rusia, de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

"Esperamos que el traspaso de poder se lleve a cabo en los marcos de la ley y que se conserve la continuidad en nuestras relaciones", declaró hoy el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

Fuentes de la oposición turcomana en Moscú citadas por agencia Interfax indicaron que próximamente "en alguna capital europea" se reunirán los dirigentes opositores en el exilio para analizar la situación creada con la desaparición de Niyázov, desde 1999 "presidente vitalicio" de Turkmenistán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento