King fue declarado culpable hace dos semanas por un jurado popular del asesinato de Rocío, de 19 años, cometido en Mijas (Málaga) en 1999.

La Fiscalía había acusado al ex camarero de Londres de agredir sexualmente a Wanninkhof cuando ésta regresaba a casa y apuñalarla ocho veces en la espalda antes de ocultar su cadáver, que no fue hallado hasta un mes después.

El fallo, no obstante, le absuelve del delito de agresión sexual, pero considera agravante que el asesinato se cometiera en un descampado, oscuro y sin transeúntes, y además con alevosía por las puñaladas en la espalda.

El británico deberá además pagar una indemnización de 210.000 euros a la madre de la víctima, Alicia Hornos y otros 42.000 euros a los dos hermanos de Rocío, según datos de la sentencia difundidos en medios.

King ya fue condenado el año pasado a 36 años de cárcel por el asesinato de otra joven, Sonia Carabantes, de 17 años, que murió estrangulada en agosto de 2003 en Málaga y a siete más por el intento de violación de otra joven en 2001, también en la provincia de Málaga.

Tras declararse culpable inicialmente, el británico mantuvo su inocencia durante las sesiones que se han celebrado en la Audiencia Provincial de Málaga.

King tenía antecedentes en el Reino Unido y era conocido como el estrangulador de Holloway por una serie de agresiones sexuales en los 80, antes de que se trasladara a la Costa del Sol.