Preocupación opositora y júbilo oficialista con Ley de Comunicación Ecuador

  • El presidente Rafael Correa ha defendido esta ley como un instrumento que "busca una prensa libre e independiente, no que defienda intereses privados".
  • Entre las novedades que incluye está la figura del "linchamiento mediático".
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en una imagen de archivo.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en una imagen de archivo.
EFE

El júbilo y la preocupación se conjugaron en Ecuador tras la aprobación de la Ley de Comunicación, que la oposición tilda de "mordaza" mientras el oficialismo la considera como un mecanismo para frenar abusos de algunos sectores de la prensa. "Hoy es un día histórico porque todos vamos a hacer uso de ese legítimo derecho que es la libertad de expresión, de información y no sólo de los empresarios de la comunicación, aquellos que se han creído los dueños del país", dijo Mauro Andino, ponente de la ley, que se aprobó con mayoría absoluta.

Pero el día es también "histórico" para la oposición, según dijo Mae Montaño, líder del movimiento Creo en la Asamblea, quien calificó de "ley mordaza" la norma aprobada que, en su opinión, "servirá para silenciar a los ecuatorianos".

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se ha mostrado a menudo muy crítico con sectores de la prensa que, según él, desempeñan "un rol político" y ha defendido esta ley como un instrumento que "busca una prensa libre e independiente, que informe y comunique, no que defienda intereses privados".

Entre las novedades que incluye la ley está la figura del "linchamiento mediático", que se produce por medio de la publicación reiterada de informaciones con el fin de desprestigiar o reducir la credibilidad pública de personas físicas o jurídicas.

¿Para "escudar la corrupción"?

Vicente Ordóñez, presidente de la Unión Nacional de Periodistas de Ecuador, teme que esa figura del "linchamiento mediático" sirva para "escudar la corrupción" porque puede obstaculizar investigaciones periodísticas, mientras quienes la apoyan consideran que es un mecanismo de defensa de informaciones difundidas con mala intención.

La ley también crea la Superintendencia de Información y Comunicación, órgano que se encargará de la "vigilancia, auditoría, intervención y control" y tendrá "capacidad sancionatoria" sobre la actuación de medios de comunicación. Para el legislador opositor Andrés Paéz, quien defendió la competencia de la prensa para hacer públicos hechos de corrupción, tanto la figura del "linchamiento" como la Superintendencia pueden "neutralizar" la acción de los medios.

Para él, la aprobación de la ley es "el acontecimiento más funesto" que ha ocurrido en Ecuador en los últimos años pues, entre otras cosas cree que contiene disposiciones que son "intimidatorias", "persecutorias" y "limitantes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento