Terminal 2 Heathrow
El español, Luis Vidal diseñador de la T2 de Heathrow Archivo

No son muchos los países que pueden presumir de tener una gran cultura arquitectónica, algo en lo que España suma méritos de sobra. Así lo destacaba el comisario de la exposición de Jóvenes Arquitectos de España en Miami, Jesús Aparicio: "Podríamos decir que no más de cinco naciones tienen cultura arquitectónica: Japón, Suiza, Finlandia, España y Brasil".

Gracias a los arquitectos españoles del siglo XX nuestra arquitectura está en un lugar privilegiado El también arquitecto Jesús Donaire señala la deuda con los grandes del pasado: "Gracias a los maestros arquitectos españoles del siglo XX, que trabajaban con la forma, con la geometría, la materia y la estructura, nuestra arquitectura está en un lugar privilegiado".

Tan elevada es la posición de nuestros arquitectos que, como señala Juan Herreros (hará el nuevo museo Munch) a 20 Minutos, "las cinco universidades de arquitectura más importantes del mundo: Harvard, Princeton, MIT, Columbia y Corneille tienen profesores españoles, y no sólo docentes también decanos y directores. Y eso es bastante excepcional. De hecho no hay ni un francés en una universidad estadounidense".

Recalca Herreros la importancia de nuestros talentos una y otra vez: "España es superior en esto a casi cualquier país. Somos especialmente competitivos en los concursos internacionales y proyectos". 

De cara al futuro, Herreros tiene clara cómo será la nueva figura del arquitecto, algo que él ya se aplica y que es en buena parte la clave de su éxito: "Un trabajo multidisciplinar y en equipo en el que el arquitecto no es la figura preponderante".

A los futuros arquitectos les deja un mensaje: "Tienen una educación muy competitiva, y no deben temer no encontrar trabajo. Hace falta arrojo y decisión, eso sí. Y ejercer la profesión en otro sitio no es una emigración a la antigua usanza".

Los últimos en dejar clara nuestra altura: además de Herreros, también figuran Vidal (T2 de Heathrow), Cruz (Rijksmuseum) y Garriga y Foraster (museo nacional de Afganistán).  Un presente poco bondadoso para estos talentos en España, pero lleno de posibilidades y realidades fuera de nuestras precarias puertas.

"Declaración de arte y accesibilidad"

Juan Herreros. Construirá el nuevo Museo Munch en Oslo. Una conquista compleja, pues tras ganar el concurso para su realización en 2009, ha habido años de disputas y bloqueo. El arquitecto y catedrático, dueño del estudio bautizado con su apellido, llevará finalmente a cabo su propuesta llamada Lambda. "Es una letra griega que mide todo lo que se representa por ondas", cuenta Herreros, "pusimos ese nombre por las ondas de la fachada".

Para el concurso internacional del nuevo museo Munch, de los 20 equipos que optaron, cuatro eran españolesSe prevé que el museo dedicado al autor de El grito, de quien se cumplen 150 años de su nacimiento, estará terminado en 2017. Será un edificio muy novedoso: "Una tarjeta postal del Oslo del siglo XXI que no estaba en la imaginación de la gente, porque nosotros no pertenecemos a esta ciudad", describe el arquitecto.

Una medalla para nuestra arquitectura, teniendo en cuenta que para este concurso internacional, de los 20 equipos que se presentaron, cuatro eran españoles. El museo será un edificio de hormigón forrado de vidrio ondulado, de manera que su fachada será como un mirador sobre la ciudad. 

El Jurado destacó de la propuesta su simplicidad y elegancia, señalando que es "una declaración de arte y accesibilidad pública al fiordo". El otro proyecto que tiene entre manos Herreros es el Centro de Convenciones de Bogotá al que llamará Ágora Bogotá.

Luis Vidal. Será el responsable de lo que los viajeros que atraviesen la nueva Terminal 2 del aeropuerto londinense de Heathrow, el de mayor tráfico internacional del mundo, sientan cuando lo pisen. Porque si hay algo que a Luis Vidal (Barcelona, 1969) le importa es el mundo de las emociones y los sentimientos, y así lo extrapola a la arquitectura. Minimizar el estrés, reducir la ansiedad, mejorar el estado y la orientación tanto de quienes están en hospitales como en aeropuertos es su meta. Y así consta en varios de los proyectos ya realizados, como el madrileño hospital Infanta Leonor, la dirección de la T4 de Barajas y del aeropuerto de Varsovia.

El apéndice del aeropuerto que construirá tiene fecha: el 4 de junio de 2014 ha de estar concluido, por lo que  el 19 de noviembre de este año el estudio LVA (Luis Vidal+Arquitectos) entregará el edificio para que pueda empezarse su preparación técnica.  Norman Foster había sido el elegido inicialmente pero el presupuesto y los plazos no cuadraban, así que los ingleses cambiaron de plan. Aun así Vidal y Foster trabajaron juntos un año. Entonces, el autor del mayor aeropuerto del mundo (Pekín) dejó todo en manos de Vidal.

"Reducir la ansiedad y rescatar el placer" es la máxima del arquitecto, subrayada desde el propio Estudio con el que habla 20 Minutos. Para su fin se sirve de la luz natural y la facilidad de orientación; presente también en la terminal, de una planta cuadrada y una cubierta ondulada. Rebaja el consumo energético en un 41% en comparación con la anterior y ya demolida T2, logro alcanzado gracias a las aperturas de la cubierta a la luz del norte, que ilumina sin calentar, a las telas tensadas, que emiten la  luz, y al sistema de climatización geotérmico.

El arquitecto declaró no buscar la foto sino la gente, que se sientan bien. Su otro nuevo reto: la reciente adjudicación de la construcción de dos hospitales en Chile. Está claro que su especialización en lo que se ha dado en denominar hospitales aeroportuarios ha triunfado fuera de nuestras fronteras.

Minimizar el estrés y reducir la ansiedad son las máximas de Luis Vidal, el arquitecto español
de la nueva Terminal 2 de Heathrow del aeropuerto con mayor tráfico del mundo
Antonio Cruz y Antonio Ortiz.
Han sido estos dos arquitectos españoles quienes han logrado poner fin a los diez años de idas y venidas (obras y polémicas) del Rijksmuseum de Ámsterdam con una nueva manera de entender este edificio.

El museo más representativo de Holanda vuelve así a abrir sus puertas después de que los sevillanos, conocidos por La Peineta (Madrid), la estación de Santa Justa (Sevilla) o la estación de ferrocarril de Basilea, hayan realizado la primera y más grande remodelación de su historia.

Edificio y colecciones, todo, ha sido reorganizado. Y estos dos españoles han sido los directores de orquesta. Gracias a ellos, Ámsterdam cuenta con un museo de 30.000 metros cuadrados, con una entrada llena de luz, 80 salas de exposición, 2 km de recorrido, una biblioteca de 5 km cuadrados, restaurante, dos cafeterías y más de 14.000 metros cuadrados de jardines. Del millón y medio de piezas que guarda el museo, se han seleccionado y dispuesto 8.000 para ofrecer un paseo cronológico por la historia del Arte de los Países Bajos (desde la Edad Media hasta el siglo XX).

Llevan 15 años trabajando en el extranjero, donde han construido, por ejemplo en Holanda, infinidad de viviendas. El otro gran proyecto en el que ahora trabajan es la restauración del Estadio en Lugano (Suiza). Un feliz aniversario pues, acaban de cumplir 40 años trabajando juntos, para los sevillanos Cruz y Ortiz.

Victoria Garriga y Juan Antonio Foraster. Serán, tras haber ganado el primer permio para diseñar el nuevo Museo Nacional de Afganistán, quienes lo lleven a cabo. Formantes del estudio barcelonés AV62 Arquitectos, fue elegido su proyecto tras considerarse 72 propuestas presentadas desde 31 países.

Un jurado internacional decidió por unanimidad dar el primer premio a Garriga y Foraster. Y sorpresa, porque también por unanimidad se concedió el segundo premio a otro estudio español: Mansilla y Tuñón Arquitectos.

El nuevo Museo Nacional de Afganistán contendrá el tesoro arqueológico y artístico del país, lo que representa un proyecto de gran prestigio internacional con un gran valor simbólico en la reconstrucción del país. El museo fue arrasado durante la guerra civil. Los talibanes destrozaron miles de obras de arte.

El diseño de Garriga y Foraster responde a su habitual defensa de un modelo de crecimiento respetuoso con la sostenibilidad energética, ambiental, social, cultural y económica. Por ello el edificio es un asunto más programático que una apuesta formal, lo que en modo alguno supone una renuncia a la belleza o a la mejor arquitectura.

"Para nosotros haber ganado este concurso es el resultado de una larga trayectoria y relación con museos, exposiciones y una larga relación con Irak". Quiere matizar Garriga durante su charla con 20 Minutos que su mentalidad jamás ha tenido algo que ver con lo comercial: "Nuestro interés por este país tiene que ver con una inquietud cultural e intelectual, desde luego nunca como maniobra empresarial".  Y concluye: "En realidad, el camino es lo que más nos interesa".