H. Kanino
Una imagen promocional de los componentes de H. Kanino. Boa Music

La banda de rap H. Kanino tenía previsto ofrecer el próximo sábado, 15 de junio, un concierto en la sala Caracol de Madrid. Sin embargo, el local les ha indicado esta misma semana que no acogerá el directo.

Según la banda, que ha colgado un comunicado en forma de vídeo en YouTube, Caracol tomó esta decisión "por presión policial".

Quieren silenciarnos por decir cuatro cosas sobre el Gobierno"La sala nos dijo que había recibido una llamada de la Policía presionándoles para que no se realizara el concierto debido a que somos un grupo problemático al igual que la gente que viene a vernos", explica la formación. Eso significaba que si Caracol hubiera seguido adelante con el directo, se "desplegaría un dispositivo policial para impedirlo", añaden sus componentes en la grabación.

El representante de H. Kanino, Jorge Ramos, argumenta que banda está "vetada en Madrid" desde que formó parte del cartel Irreductibles Fest, una cita musical que tenía como fin recaudar fondos para los detenidos el 14 de noviembre en la Huelga General y que, en un principio, iba a tener lugar en la Sala Rockitchen de Madrid. El evento se vio obligado a mudarse a otro lugar a causa de "la intervención municipal", indicaron entonces fuentes próximas a la discoteca. Posteriormente, fue suspendido porque la nueva ubicación "no reunía las condiciones de seguridad adecuadas", declaró la Policía. Para cerciorarse de ello, acudieron varios furgones policiales y decenas de agentes.

"Quieren silenciarnos por decir cuatro cosas sobre el Gobierno y denunciar lo que nos está robando", interpreta Ramos, que recuerda que la devolución de las entradas vendidas se llevará a cabo en los puntos de venta.

Lo ocurrido ya ha despertado muestras de solidaridad. El sello de H. Kanino, la conocida discográfica Boa, niega que el grupo se haya comportado de forma agresiva alguna vez: "Actuaron hace solo unas semanas en el BoaFest. Allí se pudo ver cómo son sus conciertos. Ni ellos ni sus seguidores son violentos", defienden.

Pero no todos quieren posicionarse al respecto. La discoteca Caracol prefiere guardar silencio. Admite que el concierto se ha cancelado por "ciertos motivos", pero no quiere dar explicaciones. ¿Ha habido coacciones? "Ni confirmamos ni desmentimos", repite una portavoz.

Veda contra Los Chikos del Maíz

No es la primera vez que un grupo denuncia el haber sido "censurado". Nega, componente de Los Chikos del Maíz, asegura que su banda no puede tocar desde hace unos años en Sevilla. ¿La razón? "Su alcalde,  que es del PP, nos tiene entre ceja y ceja a partir de que participamos en un concierto para conmemorar la República".  Después de aquello, si una sala de la ciudad accede a acoger un directo de los raperos valencianos, se expone a sufrir "una extorsión velada" con "inspecciones semanales", advierte Nega, cuyo grupo fue uno de los afectados por la cancelación del Irreductibles Fest. 

¿Incitamos a la violencia? No somos quienes dejan a la gente sin sanidad ni trabajo También Soziedad Alkoholika, conocido por sus canciones de rock radical y sus letras controvertidas, informó en enero de que el directo que iban a ofrecer en la madrileña Rockitchen había sido anulado "por coacciones" a la sala. "La censura, el abuso de autoridad y los ataques contra la cultura y cualquier tipo de disidencia funcionan mejor que nunca", lamentaron entonces los vascos. 

H. Kanino hace su propia lectura en su comunicado: "Dicen que somos gente problemática porque plantamos cara, no nos callamos. ¿Incitamos a la violencia? No somos nosotros quienes dejamos a la gente sin sanidad ni trabajo, ni quienes queremos privatizar la educación, solo hacemos musica. ¿Quién es más violento? Juzguen ustedes".