Desempleo
Oficina de empleo de la calle Orense de Madrid. Beatriz Velardiez / EFE

España es el país con las perspectivas más bajas a la hora de encontrar un empleo entre los principales países de la UE, según la segunda oleada de 2013 del estudio internacional Randstad Workmonitor, que confirma la tendencia de decrecimiento que se está produciendo en España en el entorno laboral desde hace un año, "sobre todo en las expectativas de encontrar un trabajo similar".  

Desde el segundo trimestre de 2012 hasta la actualidad, la tendencia en este ámbito ha decrecido nueve puntos porcentuales y se ha pasado de unas expectativas superiores al 43% hasta llegar al 34,5%, cinco puntos porcentuales menos que en la primera oleada de este año.

Alemania y Reino Unido son los que se muestran más optimistas para obtener un trabajo similar en los próximos seis meses Las perspectivas de obtener un empleo distinto han sufrido una caída superior al 6% respecto al trimestre anterior. Si se compara de forma interanual, el decrecimiento supera el 7%.

En comparación con los 15 países europeos analizados por Randstad, mientras la media nacional española para conseguir un empleo similar y distinto en los próximos seis meses se sitúa en el 34,5% y el 35,4%, respectivamente, en Europa alcanza el 49% y el 53%.

Para la empresa de recursos humanos la causa de esta perspectiva es el ambiente social y laboral en que se encuentra la ciudadanía española.

En Europa, Alemania y Reino Unido son los dos países que se muestran más optimistas para obtener un trabajo similar o distinto en los próximos seis meses. Por contra, España y Grecia son los que tienen las expectativas más bajas.

Según el estudio, la diferencia entre ellos radica en los índices de desempleo de estos estados. Los que cuentan en la actualidad con un mercado laboral más dinámico y flexible son los tienen las expectativas más elevadas para encontrar empleo, mientras que en los dos países en los que el paro supera el 26%, las perspectivas son más bajas.

El mercado laboral se vuelve más estático

Según el informe, esta evolución decreciente de las expectativas de encontrar trabajo contribuye a que el mercado laboral sea más estático y se produzca una disminución del número de personas con intención de buscar empleo en este momento.

Por otra parte, los motivos por los que los españoles deciden afrontar un cambio profesional son las reorganizaciones y fusiones de compañías (31%), la búsqueda de mejores condiciones de trabajo (29%) y la motivación y el deseo personal (16%).

Además, la firma resalta que ha aumentado 1,5 puntos porcentuales la confianza de los trabajadores en mantener su empleo durante el segundo trimestre del año.

Según el estudio, este mayor "optimismo" en torno a la conservación del puesto de trabajo, "así como la relativa mejora de la situación de desempleo, conlleva a un estado de mayor tranquilidad y seguridad en los empleados".

En este sentido, casi el 70% de los empleados consultados por Randstad manifiesta su satisfacción respecto a su entorno laboral, el mismo resultado que en la oleada anterior.