Filtraciones de espionaje masivo
Las revelaciones sobre el espionaje masivo de la Agencia Nacional de Seguridad de EE UU, hechas por el exempleado de la CIA Edward Snowden, han sido un 'shock' para la comunidad internacional. El autor de las filtraciones ha sido tachado de "traidor" en su país. Gran parte de la comunidad internacional lo considera un héroe. Entre sus revelaciones, el espionaje realizado por parte de EE UU a varios líderes europeos a través de sus teléfonos móviles. Cronología del 'caso Snowden'. EFE

Edward Snowden, el estadounidense que filtró los programas de vigilancia de comunicaciones del Gobierno de EE UU, asegura que no es "un héroe ni un traidor" en una entrevista que publica el diario de Hong Kong South China Morning Post, la primera desde que él mismo reveló su identidad. Además, afirmó que el Gobierno del país norteamericano "lleva años espiando a China y Hong Kong"

Prefiero quedarme y luchar contra el Gobierno de Estados Unidos en un juzgado

En la entrevista, el ex técnico de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) afirma que luchará contra cualquier intento de extradición y sostiene que su intención es "pedir a los tribunales y el pueblo de Hong Kong que sean los que decidan mi destino".

"No estoy aquí para esconderme de la Justicia. Estoy aquí para revelar delitos", agrega Snowden, que el lunes abandonó el hotel donde se alojaba en Hong Kong y se encuentra en paradero desconocido dentro de la ex colonia británica. Sobre su decisión de optar por Hong Kong como refugio, lo que ha sido muy cuestionado por la condición de la isla de región administrativa especial de China, Snowden lo tiene claro: "La gente que piense que he cometido un error eligiendo Hong Kong como destino ha malinterpretado mis intenciones".

El joven, de 29 años, indica que ha tenido "numerosas oportunidades de huir de Hong Kong" y añade: "Prefiero quedarme y luchar contra el Gobierno de Estados Unidos en un juzgado". "Tengo fe en la ley de Hong Kong", dice y argumenta que no ha "cometido ningún crimen en la isla" y que no le han dado "ningún motivo para dudar de su sistema legal".

El exempleado de la estatal Booz Allen Hamilton, que llegó a Hong Kong en un vuelo el pasado 20 de mayo, está en la isla desde entonces y desde allí reveló su identidad el domingo, tras filtrar los documentos a los diarios The Guardian y The Washington Post. Su confesión provocó un fuerte revuelo mediático en la ciudad, hasta donde se han desplazado numerosos periodistas de todo el mundo para intentar conseguir sus declaraciones.

"Siempre que se me asegure un juicio justo"

Por el momento, Snowden señala al periódico de Hong Kong, de prestigio en el país asiático por su independencia con respecto a los rotativos de la China continental, que se siente "seguro en la ciudad". "Siempre y cuando se me asegure un juicio justo y libre y pueda comparecer, me parece razonable", dice al diario, para agregar: "Me quedaré en Hong Kong hasta que me pidan que abandone".

Hong Kong tiene un tratado de extradición con Estados Unidos, que Washington podría utilizar para que Snowden regresara al país. No se tiene constancia de que EE UU haya enviado una orden de extradición, aunque Washington ha asegurado que está realizando una investigación, registrando la residencia de Snowden e interrogando a sus amigos y familiares.

Según explican al SCMP expertos jurídicos, Snowden podría optar por apelar la orden de extradición o por pedir el estatus de refugiado en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas ara los Refugiados (ACNUR) en Hong Kong.