Merkel y Rajoy
La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen del pasado mes de febrero. GTRES

El estado de la democracia en España es de aprobado raspado. Los expertos consultados por el Informe sobre la Democracia en España de la Fundación Alternativas le dan un 5,2, un punto menos que en 2008 -año en el que hizo su primera encuesta-, aunque advierten de que la erosión social, institucional y económica del país no invita a celebrar nada y sitúan el desplome (0,6 puntos) entre 2012 y 2013, con Mariano Rajoy al frente del país.

La conclusión principal del estudio y de los análisis complementarios es que la calidad democrática ha dado un "gran salto hacia atrás" en el último año. Se han derrumbado las expectativas sociales, hay más corrupción y los españoles ya no tienen esperanza de cambio a corto plazo.

Pero hay otros aspectos interesantes, como la existencia de un "malestar desconocido" hasta ahora con la UE —y con la injerencia en la soberanía nacional— o la constatación de que los movimientos sociales han hecho casi más oposición al Gobierno que los partidos durante 2012. Las movilizaciones ciudadanas, dice el informe, se pueden llegar a traducir en un giro electoral: "La abstención es la primera opción de los españoles", explica.

El informe se ha presentado en Madrid este miércoles, primero en un acto con medios de comunicación y, por la tarde, con Felipe González como invitado estrella. El expresidente ha alertado sobre la posible aparición de opciones populistas, demagógicas o de nacionalismos excluyentes o xenófobos que den soluciones mágicas o "salvadores de la patria" y, sin citar expresamente a José María Aznar, ha dicho: "Algunos se ofrecen ya".

Asegura que Rajoy "ha olvidado" su programa y le ha pedido que defienda en el Consejo Europeo los intereses de España, incluso aunque tenga que ir en contra de los postulados de Bruselas, convencido de que en la UE "o gobiernan los mercados o gobiernan los merkeados". Estas son algunas de las claves de la situación actual en España según la Fundación Alternativas:

"Efectos especiales" del PP

El informe hace un repaso al último cambio de Gobierno y a la situación económica que dejó José Luis Rodríguez Zapatero y se encontró Rajoy. Nada más empezar, el documento explica que el Gobierno del PP hizo "ingeniería contable" para elaborar sus cuentas al aterrizar en Moncloa y que el déficit del 6,7% "tenía más efectos especiales que una película de Tarantino".

Para la Fundación, "el único activo que puede exhibir el PP durante 2012 es haber evitado la intervención del país". El partido de Mariano Rajoy, explica, llegó al Gobierno con unas expectativas muy altas puestas en él, por eso el desgaste que ha sufrido ha sido tan alto.

Sobre sus políticas, el informe dice que ha utilizado la crisis "para imponer con más facilidad su programa en lo que a la privatización de servicios públicos y a la racionalización administrativa se refiere" y que su "agenda ideológica" le ha servido para desviar la atención hacia otros temas. Una de las herramientas del Ejecutivo para llevar a cabo sus políticas son los decretos ley: 2,47 al mes en el último año.

El primer año de legislatura del PP se ha caracterizado según el informe, entre otras cosas, por "un recorte sin precedentes del Estado de bienestar". La caída de la calidad democrática, según palabras de la Fundación Alternativas, puede llegar a describirse con términos como "trauma", "drama" o "ruptura".

Desencanto con los políticos

En el primer año de Gobierno de Rajoy, dice también el informe citando al CIS, se ha alcanzado la cifra más alta registrada de la democracia en cuanto al malestar de los ciudadanos con la clase política se refiere.

Las causas, apunta, estarían en la crisis, la poca capacidad de decisión del Gobierno en ciertos temas por la injerencia europea, que no se han cumplido las promesas electorales, etc. La crisis, en concreto, "erosiona las principales señas de identidad de los partidos que gobiernan", lo que le ocurrió también al PSOE, que está en mínimos históricos en cuanto a apoyo ciudadano.

Molestos con Europa

España es el país en el que más se ha deteriorado la imagen de la Unión Europea y esto, según el informe, es casi inédito en nuestra historia. En datos, en 2007, un 65% de los españoles decía confiar en la UE y solo un 23% expresaba desconfianza; al cierre de 2012, los que desconfiaban de la UE eran un 72% y los que confiaban solo un 20%.

El informe destaca asimismo que al igual que Zapatero en 2010, "el Gobierno de Rajoy perdió la autonomía restante para conducir la salida de la crisis, quedando en manos del Eurogrupo, la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional".

¿Quién hace oposición?

La oposición en España está atomizada y es "poliédrica" y débil, según el documento. A esto ha contribuido la aparición de determinados movimientos sociales, entre los que se encuentran el 15-M, la PAH, las Mareas Ciudadanas, etc. Precisamente, "la participación ciudadana" junto con la estabilidad de los gobiernos es lo que nos separa del suspenso en cuanto a calidad de nuestra democracia, dice el estudio.

"Se puede afirmar que durante 2012 la oposición a las medidas de ajuste y de austeridad del PP las han compartido estos movimientos, si no las han liderado, bajo las banderas del "No nos representan" o la de "Que se vayan todos", referidas, sobre todo, al mundo de la política", añade el texto.

Mientras que en 2011 se realizaron 18.422 expedientes solicitando reuniones y manifestaciones en España, en octubre de 2012 la cifra era casi de 33.000, la más elevada desde 2004. Esto, cree la Fundación, se podría traducir en "consecuencias electorales, sobre todo de cara a los dos grandes partidos". Desde julio de 2012, añade, "uno de cada dos ciudadanos no sabe a quién votar o se declara abstencionista".

El PSOE brilla por su ausencia

El partido que lidera Alfredo Pérez Rubalcaba está "desorientado" y no persevera a la hora de hacer oposición, dice el texto.

El informe apunta que, desde la amenaza de intervención que sufrió por parte de Europa cuando estaba en el Gobierno, "el socialismo español ha brillado por su ausencia en las interpretaciones" sobre la crisis, "la autonomía de los mercados y el papel de la política en la Europa unida". Además, acabó "abrazando la austeridad" e incumpliendo su programa, como el Partido Popular.

En cuanto a otros partidos, el informe dice que desde que comenzó la legislatura IU y UPyD han "duplicando el porcentaje de personas que declaran estar dispuestas a votarles", aunque asegura que hay que ser prudentes sobre este crecimiento. Para los partidos nacionalistas, añade, al margen de las especificidades de ciertas autonomías, los partidos más tradicionales también "ven debilitadas sus posiciones electorales".

Economía y más desigualdad

España se ha convertido en uno de los países más desiguales de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, dice el informe. "La crisis ha rebajado el nivel de vida medio, aumentando la desigualdad e incrementado el riesgo de pobreza, según todos los indicadores". El estudio concluye que la austeridad presupuestaria "no reduce la pobreza y crea más desigualdad".

Instituciones en crisis

La Fundación Alternativas no tiene claro que el deterioro de las instituciones tenga que ver con la crisis, aunque "las dificultades económicas" hayan  magnificado "sus fallos": "El Parlamento o la corrupción poco tienen que ver directamente con la crisis económica", añade. La cuestión de fondo, dice, es que hay una convicción cada vez más extendida de que las instituciones dependen de la burocracia de los partidos políticos.

Esto afectaría tanto al Congreso como al poder judicial, por ejemplo. Las instituciones democráticas "están en realidad muy alejadas de la vida de los ciudadanos y son crecientemente percibidas por estos como instrumentos al servicio de intereses particulares", dice el informe. Pero este "destrozo", indica, "se agudizó precisamente en los periodos de bonanza económica".

La desconfianza en el Gobierno y en el parlamento son la segunda y la tercera más altas de la Unión Europea; la desconfianza ciudadana en la Unión Europea, por cierto, se sitúa en segunda posición. La transparencia también es un factor a tener en cuenta.

Presentación del informe

Durante la presentación del Informe sobre la Democracia en España, la directora del Laboratorio de la Fundación, Belén Barreiro, ha explicado que la sociedad española es más desigual y está más dividida, el euroescepticismo va en aumento, la democracia española está cada vez más intervenida, las políticas económicas son democráticamente insostenibles, los ciudadanos no saben a quién votar.  

Sin embargo, esta presión ciudadana en aumento no se ha traducido en un "estallido social", porque, según Belén Barreiro, el "miedo" por la situación económica lo impide, pero "cuando la economía se recupere y los ciudadanos no estén permanentemente angustiados por cómo llegar a fin de mes, comenzarán a reclamar".

No obstante, ha precisado que no hay datos que expliquen por qué no se ha producido ese estallido y ha afirmado que "quizá falta esa última gota que colma el vaso". Tampoco los partidos al alza, como IU o UPyD, han sabido aglutinar ese descontento, a su entender, porque "están liderados por personas mayores de 60 años" y los ciudadanos "sienten que son parte de lo mismo".

"No hay un elemento renovador", ha concluido Barreiro, mientras que Urquizu ha recalcado que las expectativas electorales de estos partidos no se corresponden con los datos actuales, ya que el bipartidismo PP-PSOE baja, porque desciende "muchísimo" la participación.

Por su parte, el sociólogo e investigador Ignacio Urquizu, cree que esta "erosión de la democracia" tiene dos dimensiones: una nacional, marcada por la forma de gobernar de Mariano Rajoy, y otra internacional, condicionada por la Unión Europea.