García-Margallo
El ministro de Asuntos Exteriores, José García-Margallo. Toni Albir / Efe

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo ha pedido a la Unión Europea que no "intente dar lecciones" a Turquía sobre lo que tiene que hacer para resolver su situación y ha ofrecido la "compresión" y "ayuda" de España a ese "país amigo".

"Es prematuro para que la UE o ningún país de la UE intente dar lecciones de lo que hay que hacer en un país amigo. De lo que Turquía puede estar seguro es de que cuenta con la amistad, la comprensión y la ayuda que se nos solicite por parte de la UE", ha afirmado.

De lo que Turquía puede estar seguro es de que cuenta con la amistad, la comprensión y la ayuda que se nos solicite

El ministro, que ha hecho estas declaraciones en los pasillos del Congreso, ha explicado que lo que está ocurriendo en Turquía le "preocupa" a España y a toda la UE y que este asunto formará parte de las conversaciones que tiene con el ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, y del jueves con la alta representante Catherine Ashton,

García-Margallo ha destacado que Turquía es un país importante en sí mismo por su peso demográfico y por su "historia de éxito desde el punto de vista económico".

También, por su importancia en el área, que ha demostrado en la solución del conflicto sirio, y por su posición de liderazgo en el mundo musulmán, según el ministro.

A este respecto, Margallo ha señalado que Turquía lleva unos años experimentando un modelo de combinación de Islam y democracia, considerado como un "mecanismo exportable" a los demás países que están en un proceso de transición democrática.

País candidato a la UE

Además, ha recordado que, desde otro punto de vista, es un país importante, candidato a la UE, y un país que estaba "concebido como tránsito para la energía del sur del Caúcaso, que es otra de las grandes asignaturas que Europa tiene que aprobar en los próximos años".

También ha subrayado que Turquía ha sido y es un "aliado importante dentro de la Alianza Atlántica" y ha concluido que por esas razones lo que ocurra en ese país "es algo que debemos seguir con enorme atención y enorme preocupación".

No a las teorías conspiradoras sobre las protestas

El presidente turco, Abdullah Gül, rechazó que su país sea víctima de una conspiración internacional en el marco de las protestas antigubernamentales que vive el país desde hace casi dos semanas, en contra de lo que declaró ayer el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

Algunos puede que estén haciendo buen periodismo, pero otros no

En una intervención televisada, Gul señaló que es "normal" que los medios de comunicación internacional sigan de cerca los acontecimientos en Turquía.
"Igual que nosotros seguimos los eventos en otros países, es normal que ellos (los medios) sigan lo que está pasando aquí", sentenció.

El presidente hacía referencia directa a unas declaraciones hechas ayer por Erdogan, que acusó de las incesantes protestas en su país a la prensa internacional y a las redes sociales en Internet.

"Algunos puede que estén haciendo buen periodismo, pero otros no. Esto afectaría la credibilidad de esos medios. También en Turquía, los medios tienen distintas formas de reflejar acontecimientos", añadió Gül, quien pertenece igual que Erdogan al Partido de Justicia y Desarrollo (AKP), de orientación islamista moderada.