15,5 millones de niños en el mundo trabajan de empleados de hogar, según denuncia la OIT

  • El 12 de junio se celebra el Día Mundial contra el trabajo infantil.
  • La OIT quiere visibilizar este año la situación dramática de los millones de niños que realizan trabajajos domésticos para terceros.
  • En condiciones de esclavitud, sufren abusos físicos, psíquicos y sexuales.
  • Muchos niños caen en la servidumbre por deudas contraídas por la familia.
  • BLOG: Los niños deben jugar, deben soñar, deben recibir cariño.
Un niño paquistaní prepara una cama hecha a mano en Peshawar (Pakistán).
Un niño paquistaní prepara una cama hecha a mano en Peshawar (Pakistán).
EFE

En el mundo viven 15,5 millones de niños de 5 a 17 años dedicados al trabajo doméstico, con o sin remuneración, en hogares de terceros, según denuncian este miércoles la OIT y Unicef, coincidiendo con el día mundial contra el trabajo infantil. De ellos, aproximadamente 10,5 millones no tienen la edad legal para trabajar o lo hacen en condiciones peligrosas o análogas a la esclavitud.

Estos menores representan el 5% de todos los niños en una actividad económica (305,6 millones) y el 30% de los 52 millones trabajadores domésticos que se calcula hay en el mundo. La OIT pretende dar visibilidad de la situación millones de niñas y niños en áreas como Asia, América Latina o África, condenados a crecer sin recibir educación alguna e incluso a padecer abusos físicos, psíquicos o sexuales.

El número de niñas en el trabajo doméstico supera ampliamente el de niños (11,5 millones contra 4 millones). En Marruecos, sin ir más lejos, Human Rights Watch ha detectado a niñas que trabajan de 12 a 18 horas al día, siete días a la semana.

Michelle tiene 13 años y su día a día en Manila, Filipinas, es como ella misma relata: "Empiezo a cocinar a las 4 de la mañana. Luego limpio la casa. Hago los recados a partir de las 5 de la mañana. Por la tarde, mi empleador me deja ir a la escuela, de 1.00 a 4.00. Durante mi tiempo de descanso, el empleador me pide algunas veces que haga otros recados, o que ponga a dormir a los niños. Es difícil porque no tengo tiempo para estudiar y al día siguiente no llego preparada a la escuela".

Los niños trabajadores domésticos afrontan largas jornadas en las que realizan tareas de limpieza, planchado, cocina, jardinería, recogida de agua y cuidado de ancianos y niños.

La mayoría viven en casa de su empleador. Cuando son entrevistados, manifiestan  una y otra vez que la experiencia de discriminación y aislamiento que viven a diario en esos hogares constituye la parte más difícil de su vivencia.

Los menores trabajan ocultos tras las puertas cerradas de los hogares, lo que dificulta la labor de brindarles protección. Además, la sociedad no tiene conciencia del trabajo que realizan, y suele considerar su trabajo como una obligación de los niños en el contexto familiar.

Estos niños, víctimas de situaciones de trabajo infantil desde muy temprana edad, han tenido poco o ningún acceso a la educación. Como Víctor, un niño trabajador doméstico en Perú: "Iba a estudiar este año, pero mi empleador dice que no es posible porque no podemos dejar solos a los niños. Él y su esposa tienen que salir a trabajar", denuncia en el informe de la OIT.

¿Ayudantes o esclavos?

La gran mayoría de niños trabajadores domésticos provienen de familias pobres y son enviados a trabajar para complementar el ingreso familiar o para aliviar las tensiones financieras del hogar. La discriminación de género y por razones étnicas, la falta de oportunidades de educación o la violencia doméstica también impulsan este mercado de trabajo infantil. Muchos niños caen en la servidumbre por deudas contraídas por la familia.

El informe recoge testimonios como el de S. Danuwar, la presidenta de un sindicato de trabajadores domésticos de Nepal, que tiene hoy 24 años pero empezó a trabajar a los siete. Sus empleadores no la pagaban, porque como recibía alojamiento y comida, no tenía derecho "a nada más". O como el de Isoka, de 12 años a la que un amigo de su padre sacó de su pueblo en Benín cuando tenía 9 años, "nos fuimos a trabajar a Cote d'Ivoire. Allí trabaje con otra niña vendiendo agua y pirulís (para mi empleador). Durante tres años sólo comí pasta de maíz", relata.

La mitad de los niños que realizan trabajo doméstico realizan trabajos peligrosos: lo que incluye jornadas largas, trabajos nocturnos o la exposición al abuso físico o sexual.

Los niños trabajadores domésticos a menudo señalan que la discriminación y el aislamiento es la parte más difícil de su vivencia. "Una vez tomé té con mis empleadores. Me dijeron que fuera a un rincón y que lo bebiese allí", dice Kavitha, de 13 años, niña trabajadora doméstica en India. Un estudio reciente en Bangladesh reveló que "no era el maltrato, ni la carencia de bienes o la falta de comida lo que más afectaba a la mayoría, sino más bien la discriminación, la exclusión, la falta de respeto, la ingratitud y los menoscabos a las necesidades emocionales lo que más les hacía daño".

Lastri, de 15 años, y trabajadora doméstica en Indonesia, asegura que su empleadora solía gritarla. "No me gustaba mi empleadora porque solía gritarme. Me llamaba 'Tai' (excremento) y 'Anjing' (perra). Me sentía muy incómoda. ¿Por qué me trataban de esa manera?", se pregunta.

La concienciación de las familias y de la sociedad en los países donde se dan estas realidades no basta, según la OIT para erradicar este tipo de trabajo infantil. Hacen falta planes nacionales e implicación de los gobiernos para apoyar  las ONG que en el terreno tratan de rescatar a las niñas y los niños afectados.

Piden a España que ratifique el convenio sobre Trabajadores Domésticos

El informe recoge que España ha impusado en los últimos años legislación del trabajo doméstico que pone límites al tiempo de trabajo para los menores de 18 años.  La OIT aplaude dichas medidas, que establecen que los menores solo podrán realizar ocho horas diarias de trabajo efectivo, no podrán hacer horas extra, ni trabajar en periodo nocturno y su descanso semanal será de, al menos, dos días consecutivos.

Con todo, aprovechando el día mundial contra el trabajao infantil, varias ONG piden que el Gobierno ratifique el Convenio 189 de la OIT sobre Trabajadores Domésticos (PDF), que no sólo representa un adelanto sustancial en materia de derechos laborales, sino que constituye además una herramienta novedosa y fundamental para la protección infantil.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento