Aznar vuelve a aconsejar a Rajoy y le pide un nuevo sistema fiscal y estabilizar las autonomías

  • El expresidente ha impartido una conferencia en el Club Siglo XXI.
  • Hace unas semanas reclamó al Ejecutivo una bajada de impuestos.
  • El exjefe del Ejecutivo ha pedido asimismo al Gobierno que deje claro que "no está abierta la discusión sobre la nación española ni sobre su soberanía".
José María Aznar, junto con Eduardo Zaplana, Juan Manuel Soria, Soraya Sáenz de Santamaría y Ana Botella.
José María Aznar, junto con Eduardo Zaplana, Juan Manuel Soria, Soraya Sáenz de Santamaría y Ana Botella.
GTRES

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha vuelto a pedir al Ejecutivo de Mariano Rajoy que impulse un nuevo sistema fiscal, porque el actual "no se adapta a la sociedad de hoy" y para que se ponga al servicio del empleo y del crecimiento. Asimismo, ha reclamado "estabilizar definitivamente la estructura territorial" del Estado y mejorar la organización del modelo, tanto de las autonomías como de los entes locales".

Aznar, que hace unas semanas instó al Ejecutivo a que baje cuanto antes los impuestos, ha impartido una conferencia en el Club Siglo XXI en la que ha subrayado que es necesario un "reformismo de alta intensidad". Según ha dicho, el cambio fiscal es uno de los pasos fundamentales que debe dar el PP para que su mayoría parlamentaria sea "garantía del impulso reformador que necesita España".

El exjefe del Ejecutivo ha pedido asimismo al Gobierno que deje claro que "no está abierta la discusión sobre la nación española ni sobre su soberanía" y ha reclamado "fortalecer el sistema democrático" ante la "crisis política" actual. "Flexibilizar y estabilizar la economía" es uno de los objetivos claves, según Aznar, que debe perseguir el PP para cumplir con el mandato que le han dado los votantes, y en este capítulo ha subrayado que es también lo que necesitan las clases medias.

Tras señalar que es necesaria una reforma educativa que asegure la calidad del sistema en todos sus niveles y que acabe con "paradigmas fracasados" que aún perviven, José María Aznar ha insistido en su idea de una reforma fiscal. "Nuestro sistema fiscal no se adapta a la sociedad de hoy. Es necesario cambiarlo y ponerlo al servicio del empleo y del crecimiento, no al servicio de las Administraciones", ha apuntado. Además se ha dirigido a los jóvenes para advertirles de los peligros de las políticas "irresponsables" que conducen al endeudamiento y al déficit.

En su conferencia, Aznar ha advertido de la responsabilidad "histórica" que tiene el PP desde su victoria en las urnas en 2011, que no fue "un episodio electoral más" ni "una fase transitoria", porque este partido es "la única garantía de reforma y estabilidad". Precisamente, por la "dimensión histórica de esa responsabilidad", ha avisado de que el voto se debe entender como un "mandato de reformas tan profundo" como así lo requieren el contexto nacional e internacional y "como lo esperan la gran mayoría de los españoles". Así, ha reclamado al Gobierno a que actúe "frente a la fatiga y el desencanto" que está mostrando la sociedad española.

Entre las cinco acciones que ha propuesto, además de la reforma fiscal y estabilizar la estructura territorial, Aznar ha señalado como el primer objetivo dejar clara la soberanía de la nación española y asegurar que cualquier acuerdo que se haga sirva para reforzarla y "no para debilitarla". "Quien rompe los pactos debe asumir que si se reconstruyen no será en los términos que dicte la minoría", ha añadido.

Renovar y fortalecer el funcionamiento del sistema democrático sería en su opinión otro objetivo, porque la "crisis política" que afecta al país requiere reformas "incisivas" que significan "mucho más que el adelgazamiento" de las administraciones o la mejora de su eficacia. "Se impone asegurar la división de poderes", ha señalado el expresidente, para quien hay que corregir la "fragilidad" de muchas instituciones y en concreto reformar a fondo el funcionamiento de la Justicia.

Por otro lado, Aznar ha justificado sus intervenciones públicas de los últimos tiempos porque está "convencido" de que es lo que debe hacer. Al final de su conferencia, ha explicado así el porqué de sus intervenciones, aunque en esta ocasión no ha hablado de la posibilidad de volver a la política. Así, ha defendido las recomendaciones porque quería transmitir a la sociedad un "mensaje claro" sobre lo que en su opinión es una situación "grave".

Además también ha apelado a la actitud "constructiva" de "todos", la de "no estar contra nadie sino de estar con los españoles", repitiendo así la frase que dijo en un acto en el Congreso. José María Aznar ha insistido en la necesidad de hacer que los españoles vuelvan a ser "los protagonistas de su mejor historia" y "que se sientan amparados por sus instituciones democráticas y representados por sus partidos políticos".

Presencia del Gobierno

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Industria, José Manuel Soria, y Carlos Floriano, uno de los tres vicesecretarios generales del PP, han acudido a la conferencia de Aznar. Al acto también han asistido numerosos miembros del PP que ocuparon cargos en sus Gobiernos, como Ignacio Astarloa, Gabriel Elorriaga o Eduardo Zaplana quien, como presidente del Club Siglo XXI, presentó la conferencia.

Entre los numerosos empresarios que siguieron la intervención de Aznar, figuraban Luis del Rivero, Arturo Fernández, Fernando Fernández Tapias o Enrique Cerezo.

Zaplana ha asegurado que Aznar es "una de las figuras internacionales de referencia" y ha elogiado su "visión" y su "capacidad de análisis" que, según ha dicho, "es valorada universalmente". El que fuera portavoz del Gobierno ha hecho un repaso de la gestión de Aznar durante los ocho años en que estuvo al frente del Ejecutivo tras los que, ha aseverado, dejó a España "en primera división".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento