Los vestigios del pasado industrial seguirán en pie
Chimenea de Los Guindos, en el paseo marítimo Antonio Machado. Foto
Las chimeneas de Málaga se quedan en su sitio... al menos un tiempo más. Gerencia de Urbanismo ha acordado no otorgar licencias para demoler diez de estas torres mientras se elabora un catálogo con todos los vestigios industriales que siguen en pie en la capital.

El documento, que estará listo en octubre, servirá de guía para entender el esplendor de la Málaga industrial, que arrancó a mediados del siglo xix con la ferrería La Constancia y se mantuvo hasta bien entrado el xx.

Parte de ese patrimonio ya ha desaparecido. Mantener vivo lo que queda es para algunos batalla perdida, aunque muchos, como la asociación Amigos de las Chimeneas, siguen empeñados en lograr la protección integral de todos los altos hornos y que la ciudad tenga un museo de la industria con la documentación y las máquinas que se conservan dispersas.

No es «grandilocuente» El profesor de historia del arte de la UMA Francisco García sostiene que el patrimonio industrial no se ha tenido en cuenta tal vez porque no es tan «grandilocuente» como otras ramas de la arquitectura.

Sin embargo, una de las chimeneas que se han perdido pertenecía a la fábrica de los Larios, construida a mediados del xix y que convirtió a la ciudad en el segundo centro textil de España tras Cataluña. Otros altos hornos han tenido mejor suerte: la chimenea de la Central Térmica de la Misericordia, por ejemplo, será declarada bien interés cultural, mientras que la de la Malagueta, de 1897, ya tiene la máxima protección para seguir siendo parte del paisaje urbano.